Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados por intromisión ilegitima en el honor los autores y la editorial del libro 'El dinero del poder'

Los periodistas José Díaz Herrera y Ramón Tijeras Cózar, autores del libro El dinero del poder, y la empresa editora del mismo, Información y Revistas, SA, han sido condenados por intromisión ilegítima contra el honor de Ricardo Diez Hochleitner, según sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 35 de Madrid.

La juez María Asunción Merino estima íntegramente la demanda promovida por Diez Hochleitner, a quien se deberá indemnizar económicamente por daños y perjuicios morales, a la vez que se obliga a la publicación de la sentencia, en el plazo máximo de 10 días, en los dos diarios de mayor difusión de Madrid y Barcelona -en sus ediciones nacionales-, así como a suprimir las páginas del libro que hacen mención al demandante.La demanda está basada en la mención que los autores hacen en su libro de una supuesta filtración de información reservada y confidencial por parte de Ricardo Diez Hochleitner, a la sazón subsecretario del Ministerio de Educación y Ciencia, a Jesús de Polanco, presidente de la editorial Santillana. Según ellos, eso permitió a la mencionada editorial conocer con antelación los programas educativos y adelantarse a las demás empresas del sector.

La sentencia afirma que "la información que los periodistas demandados proporcionan del demandante es sin duda atentatoria de su honor, toda vez que se le presenta ante la opinión pública como persona que falta a los deberes de su cargo y antepone sus intereses personales a los inherentes a aquél". Admite que los derechos de protección al honor de un cargo público quedan sensiblemente debilitados frente a la libertad de expresión e información, pero sostiene que para que esta última esté amparada legalmente "precisa ser veraz, o al menos comprobada", según establece la doctrina jurisprudencial.

"En el caso que nos ocupa", concluye la sentencia, "las imputaciones realizadas contra el demandante son inveraces y además no han sido objeto de la necesarla comprobación". Rechaza expresamente la remisión por parte de los autores del libre a "fuentes indeterminadas" y subraya que José Díaz Herrera "ni siquiera haya propuesto prueba alguna tendente a acreditar la diligencia en la comprobación razonable de la información".

Por el contrario, la sentencia admite que el demandante ha acreditado que los planes y programas de la reforma fueron objeto de información pública; que la comisión ministerial de planes, programas de estudio y evaluación fue constituida en noviembre de 1969, sin que formara parte de ella; asimismo acreditó que en el año 1971 diferentes editoriales habían realizado el depósito legal y puesto a la venta ediciones adaptadas a la nueva normativa.

Certificación del ministerio

Respecto a la afirmación de los demandados José Díaz Herrera y Ramón Tijeras de que la editorial Santillana disponía ya en 1970 de libros impresos adaptados a la legislación de 1971, la juez estima que "ha quedado desvirtuada por la certificación expedida por el Ministerio de Educación y Ciencia, conforme a la cual los contenidos de los libros aportados pueden corresponder prácticamente con los de cualquier plan de estudios, si bien la forma en que se concretan parece corresponderse más literalmente con los cuestionarios de 1965".Todo ello ha llevado a admitir íntegramente la demanda presentada por Ricardo Díez Hochleitner, cuyo honor se considera lesionado. Los demandados, que también han sido condenados a costas, tendrán que abonar solidariamente la indemnización que por daños y perjuicios morales se determine en ejecución de sentencia, además de dar cumplimiento a todos los extremos de la misma mencionados anteriormente. Ricardo Diez Hochleitner ha hecho donación expresa a la Universidad Autónoma de Madrid de la indemnización que le corresponda y así consta en su escrito de demanda judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de noviembre de 1992

Más información

  • Tendrán que suprimir las paginas referidas a Ricardo Díez Hochleitner