_
_
_
_

Julio Iglesias recurre la sentencia que le declara padre biológico de un joven valenciano

Jan Martínez Ahrens

Julio Iglesias ha recurrido la sentencia que le declara padre de Javier Sánchez, un valenciano de 16 años que ayer apareció en público acompañado de su madre, la ex bailarina portuguesa María Edite Santos. En una multitudinaria conferencia de prensa, Javier, que estudia segundo de BUP, declaró sentirse "dolido por la actitud de Julio Iglesias", aunque no descartó pasar una "temporada en Miami". "A nadie la amargan unas vacaciones", dijo el joven.

La aparición del supuesto hijo biológico de Julio Iglesias y su madre ante las puertas del hotel de Valencia donde se celebró la conferencia de prensa fue estelar. Custodiados por sus abogados, María Edite y Javier, con una sonrisa que no les abandonó en toda la tarde, descendieron de un brillante Mercedes. "Tranquilos, que habrá para todos", gritó, nada más pisar el asfalto, María Edite Santos para calmar al enjambre de fotógrafos que aguardaban su llegada. El marido de María Edite, Rafael Sánchez, de 38 años y cocinero de profesión, se mantuvo en todo momento en un discreto segundo plano.El protagonismo lo asumieron a partes iguales María Edite y Javier. "No siento nada hacia Julio Iglesias, pero me siento dolido", dijo el muchacho, a quien, como él mismo reconoció, sus compañeros de instituto ya le llaman Julito. Vestido con ropa deportiva -cazadora vaquera y camiseta-, el muchacho, bajo un auténtico bombardeo de fogonazos, anadió: "Hay que acostumbrase a la fama".

María Edite Santos, quien, según la sentencia, conoció al cantante en 1975 en una sala de fiestas de San Feliu de Guixols (Gerona), aprovechó la ocasión para justificar su demanda. "La presenté porque Julio no quiso recibirnos. Hace tres años, cuando vino de gira a Valencia, quise enseñarle a su hijo y nos echó del lugar con la ayuda de los guardas de seguridad. Si no lo hubiese hecho, no habría presentado la demanda", explicó la ex bailarina, sin dejar de sonreír a las cámaras. María Edite Santos se casó con Rafael Sánchez el 17 de marzo de 1977. Javier nació en abril de 1976.

La sentencia fundamenta su fallo no sólo en las pruebas aportadas por María Edite Santos -fotografías y testimonios de una antigua compañeras de ballet y de los dueños de las citada sala de fiestas-, sino también en la negativa de Iglesias a comparecer en el juicio. La defensa de Julio Iglesias, afincado en Miami, aportó como prueba portadas de revistas en las que el cantante aparecía acompañado de mujeres. Estos documentos fueron rechazados por el juez.

La sentencia, que no es firme, ha sido recurrida por Julio Iglesias. Los abogados de ambas partes señalaron que el caso se resolverá finalmente en el Supremo. La apelación del cantante español considera que la sentencia es discriminatoria porque se ha producido indefensión y se ha vulnerado el derecho a la intimidad de Iglesias.

El reconocimiento en firme de la paternidad de Iglesias implica, según el abogado de Santos, el acceso a una pensión alimenticia y a parte de la herencia del cantante. "De momento, sólo se ha declarado que la relación paterno-filial es válida a todos los efectos legales. Esto supone el cambio de apellido de Javier", indicó el abogado de Santos.

Sobre la firma

Jan Martínez Ahrens
Director de EL PAÍS-América. Fue director adjunto en Madrid y corresponsal jefe en EE UU y México. En 2017, el Club de Prensa Internacional le dio el premio al mejor corresponsal. Participó en Wikileaks, Los papeles de Guantánamo y Chinaleaks. Ldo. en Filosofía, máster en Periodismo y PDD por el IESE, fue alumno de García Márquez en FNPI.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_