Toda la oposición marroquí califica de fraudulentas las últimas elecciones

Las elecciones municipales marroquíes celebradas el viernes han sido un fraude, afirma unánimemente la oposición democrática en un primer balance. Además, según ellos, se han cometido numerosísimas irregularidades. El ataque más virulento ha partido de los nacionalistas del Istiqlal, que responsabilizan al Estado de las anomalías.Compra masiva de votos, firmas en blanco de las actas de recuento, arrestos de candidatos de la oposición, prohibición a ciertos electores de acercarse a las urnas, intervención de las autoridades en favor de determinados candidatos, utilización abusiva y fraudulenta de las cartas de electores y comportamientos discrecionales de los presidentes de los colegios electorales constituyen algunas de las más importantes irregularidades denunciadas por la oposición. Algunas de estas denuncias fueron desatendidas por los jueces, alegando que sólo podrían actuar en caso de "flagrante delito".

El ministro del Interior, Driss Basri, ha rechazado las implicaciones de la Administración y el Estado en estas irregularidades y ha asegurado públicamente que son obra de ciertos candidatos y partidos. Basri ha asegurado que la Administración permaneció "sentada en el banquillo" el día de las elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de octubre de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50