Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos amigos, detenidos 48 horas por suplantar uno al otro en un examen de fin de carrera

JOSÉ A. HERNÁNDEZ El juez Ignacio Bigeriego considera "desproporcionada" la detención, "durante casi 48 horas" de un alumno de Económicas de la Universidad Autónoma y de un profesor de academia. El calvario que han tenido que sufrir José Luis Conde, de 29 años, el profesor, y Javier Sánchez-Girón, de 25, el universitario, comenzó el 8 de septiembre, cuando el primero fue sorprendido por la profesora haciéndole un examen al segundo.

La profesora de matemáticas financieras Sofía de la Maza dejó a José Luis terminar la prueba, sin decirle que justo a la salida del aula le esperaban cuatro agentes de seguridad. Y más abajo, en la puerta de la facultad, un vehículo camuflado con dos policías nacionales.Tras dos días de estancia en los calabozos de la comisaría de Fuencarral, el juez de guardia los puso inmediatamente en libertad sin cargos, al considerar habían cometido ningún delito y que la detención había sido "desproporcionada". "Las responsabilidades en que hayan podido incurrir los encartados deben resolverse en el marco académico", subraya el juez en su resolución.

"A Javier, que es mi amigo, le han abierto un expediente académico; estoy muy preocupado por él: sólo le queda esa asignatura para acabar la carrera y puede que después de esto no le dejen acabarla", explicaba ayer José Luis, el suplantador, algo asustado.

El universitario se enfrentaba el día 8 de septiembre al último examen de su carrera de económicas. Pero no lo tenía bien preparado. José Luis se ofreció a presentarse por él. Sólo faltaba solucionar un escollo: el DNI. En la facultad se exige el DNI para realizar un examen. Así, acordaron que José Luis llevara una fotocopia del DNI de Javier. "La foto estaba muy borrosa", asegura Sofía de la Maza, la examinadora. Ya estaba escamada de "gamberradas" similares: "En los exámenes de junio sorprendimos a un alumno suplantando a otro. Salió corriendo y no le pudimos identificar".'

A la profesora le extraño la imperceptible fotografía del DNI. Tampoco le sonaba de nada la cara de José Luis. No se lo pensó dos veces: salió del aula, fue a la secretaría y cotejó la difusa imagen de la foto con la real que ella tiene en la ficha del alumno. En los folios del examen rezaba el nombre de Javier. La profesora contó su descubrimiento al catedrático de la asignatura, Francisco Prieto. Ambos llamaron al servicio de seguridad para que bloqueara al falso alumno la salida de clase. Contaron lo sucedido al decano, y éste, a su vez, a la gerencia de la universidad, "que fue quien avisó a la policía", asevera la docente.

"Al salir me topé con cuatro guardias", recuerda José Luis, que prefiere olvidar lo sucedido: "Puede perjudicar la carrera de Javier". Sofía de la Maza indicó ayer que probablemente se le abrirá un expediente a nivel nacional, que impedirá al alumno durante "unos años" -"tampoco queremos fastidiarle la vida"- terminar la carrera. Sospecha que José Luis suplantó a Javier "a cambio de dinero".

Cautiverio

Ambos llegaron a la comisaría de Fuencarral a las 13.45 del día 8, en cuyos calabozos permanecieron hasta el día 10. El magistrado, que los puso de inmediato en libertad, ha archivado la causa. El juez razona que José Luis no cometió ningún delito de falsedad, pues no manipuló el DNI, en contra de lo que asegura la profesora. Tampoco infringió la ley "al realizar un examen final a otra persona". Entiende "desproporcionado" detenerlos durante 48 horas sin poseer antecedentes y a sabiendas de que tenían domicilio conocido". "Salvo casos urgentes, hay unas horas establecidas para conducir a los detenidos al juzgado. En este caso hubo una serie de circunstancias que impidieron llevarlos antes", dice la policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de octubre de 1992

Más información

  • Un juez consideró "desproporcionada" la actuación policial y puso en libertad a los jóvenes