Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un policía condenado por el 'caso Nani' sólo irá a prisión a dormir

Victoriano Gutiérrez Lobo, ex inspector de Policía condenado a 29 años de prisión por la desaparición de Santiago Corella, El Nani, sólo debe acudir a la cárcel para dormir, ya que la juez Pilar Saldaña le ha concedido la clasificación como preso de tercer grado, la más ventajosa de las previstas en el régimen penitenciario. El pase a tercer grado de Gutiérrez Lobo, que lleva seis años en prisión, fue decidido el pasado día 4 en contra del criterio de la Dirección de Asuntos Penitenciarios del Ministerio de Justicia.

La Junta de Tratamiento de la prisión de Toledo, donde Gutiérrez Lobo cumplía condena desde septiembre de 1990 -fecha en la que se dictó sentencia, aunque estaba en prisión desde 1986-, se pronunció el 12 de marzo a favor de la clasificación en tercer grado penitenciario por considerar que el ex inspector de policía "cumple con los requisitos objetivos y subjetivos como para que pueda reincorporarse normalmente a la sociedad".El presidente de la junta y del propio centro, Onofre Moratiel, se mostró contrario a dicha decisión argumentando su voto negativo en la "repercusión social del delito cometido", la "larga condena" impuesta y "el cumplimiento de las tres cuartas partes [de la pena] en fecha lejana". Este requisito, necesario para obtener la libertad condicional, lo cumplirá GutIérrez Lobo el 4 de febrero del año 2000.

La junta señaló textualmente: "Pese a la gravedad de los delitos por los que ha sido condenado, éstos se desarrollaron en un ambiente profesional muy concreto, tratándose de un delito ocasional y que previsiblemente las posibilidades de reincidencia en este como en cualquier otro tipo de delito son escasas".

Los criterios de la junta no fueron compartIdos por la directora general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Jabardo, que el 30 de abril denegó el pase de Gutiérrez Lobo al tercer grado con los mismos argumentos que utilizó el director del centro: repercusión social del delito, larga condena y lejanía de la fecha en que tendrá cumplidas tres cuartas partes de la pena. El ex policía recurrió y la juez Pilar Saldaña dictó el pasado día 4 un auto por el que decidió clasificar al interno en el tercer grado y ordenó su traslado a Yeserías (Madrid).

Página 12

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de agosto de 1992

Más información

  • La juez de Toledo desoye el criterio de Justicia