La Cruz Roja denuncia las atrocidades del conflicto balcánico

Un portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) declaró ayer en Ginebra que todas las partes enfrentadas en el conflicto balcánico violan los derechos humanos y las leyes humanitarias en el trato que dispensan a los civiles pertenecientes a otros grupos étnicos."Ambas partes en conflicto han perpetrado violaciones flagrantes de las leyes y prácticas reconocidas intemacionalmente en el tratamiento de los civiles durante los conflictos militares" declaró a Reuter Pierre Gauthier, portavoz del CICR.

Gauthier confirmó además que miembros de la organización humanitaria han visitado ocho campos de concentración en ambos lados del frente militar en los que permanecen internados al menos 4.000 civiles, entre ellos ancianos, mujeres y niños.

Desde que el pasado fin de semana un cooperante católico declaró a Reuter que asistió a las atrocidades cometidas contra los civiles en un campo de concentración serbio, se ha desatado una guerra de declaraciones con respecto a estos centros de internamiento desconocidos en Europa desde la II Guerra Mundial.

Peter Kessler, portavoz del Alto Comisariado de Naciones Unidas para los Refugiados confirmó ayer en Sarajevo que su organización sabe de la existencia de un campo de concentración serbio en Bosanski Novi, cerca de la frotera entre Bosma y Croacia, en el que permanecen recluidos 589 musulmanes.

Richard Boucher, portavoz del Departamento de Estado de los Estados Unidos, afirmó ayer que su país dispone de informes de fuentes propias según los cuales "las fuerzas serbias disponen de centros de detención para croatas y musulmanes" en los que se han producido "abusos, torturas y asesinatos". Boucher calificó la situación de "horrible", pero aseguró que Estados Unidos no adoptará medidas concretas, ni convocará una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para condenar la existencia de los campos de "detención" y la política de limpieza étnica que se practica en la región.

Boucher añadió que tiene conocimiento de que los croatas y bosnios también han levantado centros de internamiento, pero aseguró que su Gobierno no posee evidencias de que en ellos se produzcan malos tratos y asesinatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 03 de agosto de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50