Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

John Major

primer ministro británico, saludó efusivamente a Diana de Gales en el auditorio Royal Albert Hall de Londres, el pasado viernes, días después de que el mandatario británico se entrevistara con Isabel II para trasladar a la soberana la preocupación con la que el Gobierno del país está viviendo la crisis que atraviesa el matrimonio de los príncipes de Gales. La cordialidad que presidió el encuentro entre Major y Lady Di confirma el interés del primer ministro en que los problemas de Carlos de Inglaterra y Diana se solucionen para evitar el deterioro de la imagen de la monarquía. Mientras que la delicada situación de los príncipes de Gales, que emprenderán dentro de poco su tradicional crucero de verano para acallar los comentarios sobre su separación, sigue siendo objeto de preocupación, Sara Fergurson, que parecía haber eliminado diferencias con su esposo, el príncipe Andrés, ha recibido un duro revés por parte de la familia real. La duquesa de York fue excluida de la lista de invita dos a la boda de la hija de los duques de Kent, lady Helen, con el marchante de arte Tim Taylor, que se celebró ayer en la capilla de St. George, en Windsor. A parecer, Isabel II dio el visto bueno a esta decisión que provocó el disgusto de Sara, quien parece apartada definitivamente de la realeza y de una posible reconciliación con su marido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de julio de 1992