Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un médico para 50.000 personas

Barajas sólo cuenta con un facultativo por turno para atender a los viajeros

A falta de una normativa específica que establezca los servicios médicos mínimos que debe haber en los aeropuertos, Barajas -el más importante de España, con 16 millones de usuarios en 1991-, cuenta con un solo facultativo por turno para atender a las 50.000 personas que pasan diariamente por sus instalaciones. Otros aeropuertos españoles que reciben menos viajeros tienen la misma dotación y, en algunos casos, un médico más en plantilla. El de Sevilla, en cambio, tiene un único médico contratado, que sólo va al aeropuerto 24 horas cada cinco días.

El personal sanitario de Barajas está compuesto por un total de cinco médicos, seis enfermeros y seis auxiliares sanitarios, de modo que en cada turno permanecen en el aeropuerto un galeno, un ATS y un auxiliar. Los primeros realizan turnos de 12 horas, con un descanso de 24, para luego realizar otro nocturno y descansar tres días.Ésta es la teoría, porque para poder coger vacaciones en verano tienen que doblar turnos, que no se les remuneran. Además, los médicos -que acceden a estos puestos mediante oposición pública- no tienen plus de peligrosidad, aunque trabajen con frecuencia en pistas, razón por la que sí cobran un dinero adicional otros empleados.

En general, casi todos los aeropuertos más importantes de España tienen un médico y un ATS de guardia, aunque varía sustancialmente el volumen de viajeros y el número total de empleados sanitarios. En Barcelona, El Prat cuenta con un facultativo más que el de Madrid y la mitad de personas a las que atender, unas 25.000 de media diaria en 1991.

Lo mismo sucede en el de Son Sant Joan, en Mallorca, con 32.500 viajeros. El aeropuerto de Málaga dispone de un total de tres médicos y cinco ATS para los 4,6 millones de pasajeros que utilizaron sus instalaciones el pasado año (12.700 al día).

Sin médico en Sevilla

Pero en Sevilla, por donde pasaron en 1991 casi 1.700.000 usuarios, el servicio sanitario se compone de un solo facultativo y cuatro ATS. Y a pesar de que en los seis primeros meses de este año se incrementó el pasaje en un 73% respecto al mismo periodo del anterior, no se ha acrecentado la dotación de personal sanitario.

El médico realiza un servicio diurno; al día siguiente, el nocturno, y luego libra tres días seguidos, de modo que cada cinco días sólo hay médico en las instalaciones durante 24 horas en total.

En alguna ocasión Barajas ha quedado sin un solo facultativo para atender a los usuarios y en otras se han acumulado tres o cuatro casos de bastante gravedad (infartos y traumatismos). La misión de los sanitarios no es tanto socorrer a las víctimas de un posible accidente aéreo como atender las múltiples incidencias relativamente menos graves que suceden en el área, desde trastornos digestivos o mareos hasta infartos de miocardio y derrames cerebrales. Pero no hay, según un portavoz del aeropuerto, estadísticas recientes sobre el número de pacientes que pasan por el servicio ni una clasificación por tipos de dolencias.

En caso de catástrofe aérea, los sanitarios acuden en primera instancia para clasificar a los heridos según la gravedad de sus lesiones, pero inmediatamente son trasladados a los hospitales más cercanos (Ramón y Cajal, Gregorio Marañón y La Paz, son los previstos para estas situaciones). De todos modos, en una situación así, un solo médico tiene que comprobar las muertes o evaluar el estado de los supervivientes. En caso de que el siniestro implique a grandes aeronaves (Airbus o jumbo), el número total de víctimas puede ascender a varios centenares.

Si en cualquier gran concentración de gente puede haber accidentes, desmayos o enfermos, en los aeropuertos las posibilidades de que los usuarios precisen asistencia médica se multiplican por el miedo que produce a muchas personas el viaje en avión.

Mordedura de serpiente

Subidas de tensión, lipotimias, agravamiento de enfermedades cardiovasculares, digestivas o nerviosas son en muchos casos consecuencia del olvido de la medicación -por el viaje- o del nerviosismo. Incluso hay casos de pacientes que han sufrido su primer ataque epiléptico a bordo de un avión o en los momentos previos al embarque. Pero posiblemente el incidente más curioso que hayan visto los médicos de Barajas fue una mordedura de serpiente que sufrió un empleado del aeropuerto cuando comprobaba el contenido de un maletín.

No es extraño que los procedentes de regiones con tradiciones gastronómicas distintas a las del país de origen o condiciones higiénicas deficientes, lleguen a Barajas con gastroenteritis bastante graves.

Además de las caídas y golpes en las escaleras o pasarelas mecánicas, el intenso tráfico de autobuses, tractores y camionetas junto a los aviones hace que de vez en cuando se produzcan accidentes en las pistas. En junio de 1990, un empleado de Iberia resultó herido de gravedad al chocar el tractor que conducía contra el morro de un Boeing 737.

El estatuto del Ente Público Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), adscrito al Ministerio de Obras Públicas y Transportes, recoge como obligación de este organismo inspeccionar los servicios aeroportuarios para asegurar su funcionamiento, y "especialmente la seguridad y salubridad de las instalaciones ( ... ), así como la adecuada atención a los usuarios". Pero, según AENA, no existe legislación internacional ni estatal que defina qué tipo de atención sanitaria debe tener obligatoriamente.

Por Barajas pasaron en 1991 más de 16 millones de viajeros y este año se prevé que esa cifra aumente a 20 millones. Pero la dotación del servicio médico no sólo no se ha aumentado, sino que, según algunos facultativos, la política de la dirección del aeropuerto tiende a reducir personal sanitario.

Ochenta sanitarios en Francfort

Por el aeropuerto de Francfort, el de mayor tráfico de la Europa continental, pasaron 27.991.435 pasajeros en 1991. Para los empleados del aeropuerto hay unos servicios médicos separados, pero el destinado a los pasajeros, y por el que pasa una media de entre 100 y 200 pacientes al día, consta de: un médico jefe y otros tres médicos, 15 enfermeros y enfermeras, tres auxiliares sanitarios, tres médicos en prácticas, 14 personas del servicio de socorro y 42 estudiantes auxiliares, que se encargan, especialmente, de la ayuda a los minusválidos.Si bien el volumen de viajeros es bastante mayor que el de Barajas, la relación de pasajeros por sanitarios en plantilla es menor que la de Madrid.

En el aeropuerto de Düsseldorf se registró el tránsito de 11.310.364 pasajeros en 1991. Hay una delegación de la Cruz Roja en la misma terminal para primeros auxilios, pero no hay médicos.

Casi 11 millones de viajeros pasaron por la antigua terminal aérea de Múnich en 1991. Hay un centro médico equipado como una clínica, donde se llegan a realizar intervenciones poco complicadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de julio de 1992

Más información