Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CBS afirma que el ex director del FBI fue el confidente del escándalo Watergate

Washington ha resucitado la apuesta más famosa de los años setenta: ¿quién fue garganta profunda, la fuente de los periodistas que descubrieron el caso Watergate? Un nuevo nombre se ha añadido a la lista de candidatos, el del exdirector del FBI Patrick Gray, pero sigue siendo una posibilidad más, que no resuelve el secreto mejor guardado de la historia del periodismo.La cadena de televisión CBS mencionó a Patrick Gray al final de un largo programa emitido en la noche del miércoles al cumplirse el 20 aniversario del mayor escándalo político de la historia de Estados Unidos, pero los principales protagonistas de aquel episodio, los que conocieron personalmente a garganta profunda, no quisieron confirmar ese nombre.

La conclusión de que Patrick Gray fue el que mantenía informados a los periodistas de The Washington Post sobre los pormenores del Watergate fue obtenida por el corresponsal de la CBS Mike Wallace después de varias averiguaciones que parecen vincular al entonces director del FBI con el caso. Gray residía en aquellos años en una casa con un garaje subterráneo casi idéntico al que los periodistas Bob Woodward y Carl Bernstein describen en sus reportajes sobre el famoso escándalo. Woodward vivía, además, a tres o cuatro manzanas de la casa donde su supuesta fuente los citaba a primeras horas de la mañana.

El FBI tenía además, según la versión de la CBS, un móvil razonable para actuar en contra de la Administración. Hacía menos de dos meses había muerto el más famoso director que nunca tuvo esa Oficina, Edgar Hoover, y sus sucesores temían que podían perder la autonomía heredada si no demostraban su poder al Gobierno.

Todo parecía casar en la historia presentada por Wallace. Incluso el silencio mantenido por Gray, que se negó a contestar las llamadas recibidas en su residencia actual de Conneticut, parecía ser una afirmación de hecho.

Sin embargo, el equipo de The Washington Post que conocía a garganta profunda -Woodward, Bernstein y su director de entonces, Benjamin Bradlee- mantuvieron, como buenos periodistas, su promesa de guardar el anonimato a su fuente.

Bernstein sólo quiso decir que "Mike Wallace es un excelente reportero de televisión". Que cada cual entienda lo que quiera. Woodward manifestó que Patrick Gray es sólo "un hombre más en la cazuela" y se felicitó de que, tantos años después, aquella fuente pueda todavía sentir la tranquilidad de ue nunca será revelada.

Antes del ex director del FBI, habían circulado los nombres de Alexander Haig, que fue jefe de Gabinete de Richard Nixon, Leonard Garment, que trabajaba como asesor en la Casa Blanca, y Ronald Ziegler, que sirvió como portavoz del presidente que dimitió en 1974.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 1992

Más información

  • Los periodistas que destaparon el caso no confirman el nombre