Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Termina la evacuación del último cuartel del ejército federal en Sarajevo

El Ejército serbio-federal concluyó ayer la evacuación de los 800 militares y sus familiares del cuartel Mariscal Tito en el centro de Sarajevo. Tras semanas de negociaciones, alternando con combates, el Gobierno de Bosnia-Herzegovina dio finalmente luz verde a la salida del personal de este último cuartel del Ejército yugoslavo que aún seguia en su poder.

El abandono de este cuartel elimina un grave conflicto en el centro de la ciudad, pero podría acelerar una ofensiva generalizada serbia contra la ciudad, ahora que su mando ya no tiene que temer por la suerte de sus soldados y familias en la retaguardia del enemigo. En Croacia son varias las ciudades que sufrieron los más graves bombardeos después de que el Ejército serbio-federal evacuara sus cuarteles, tras ser desbloqueados por los croatas.Otro de los frentes abiertos en, la capital bosnia parecía haber empezado a desbloquearse ayer tras el acuerdo suscrito entre las milicias irregulares serbias y las fuerzas de las Naciones Unidas para reabrir el aeropuerto de Sarajevo. El principio de acuerdo alcanzado ayer permitirá utilizar el aeropuerto para hacer llegar a Bosnia-Herzegovina ayuda humanitaria.

Radio Sarajevo pidió a los habitantes y combatientes de la ciudad que no salieran a la calles mientras se hallara aún el convoy en la ciudad para evitar enfrentamientos.

La agencia serbia Tanjug aseguró ayer que conocía planes de "extremistas islárnicos" para asaltar el convoy castrense. Pero no se produjo ningún incidente. Las fuerzas leales a la presidencia de Bosnia-Herzegovina han asaltado en las últimas semanas varios convoyes del Ejército serbio-federal para arrebatarles las armas. Según las primeras informaciones, al menos parte del armamento pesado ha quedado en el interior del cuartel y pasará a manos de las fuerzas bosnias.

Armamento pesado

El desalojo de este cuartel había sido pospuesto varias veces precisamente por la insistencia de los mandos serbios de evacuar con sus hombres todo el armamento pesado almacenado en estas instalaciones a lo que se negaban las autoridades bosnias.A mediodía de ayer, el primero de cinco largos convoyes de autobuses, camiones y automóviles salieron del cuartel y, escoltados por blindados de las fuerzas de la ONU, partieron con destino al cuartel de Lukavica, al oeste de la ciudad. Todos los convoyes llegaron sin novedad a su destino. Dos horas antes había sonado en Sarajevo una alarma general. Los serbios bombardearon intermitentemente la ciudad durante toda la noche.Con esta evacuación concluyen semanas de temor y ansiedad de los militares serbio-federales y sus familias bloqueados en el cuartel en pleno centro por las fuerzas gubernamentales, sin apenas alimentos, sin agua corriente ni luz. Continúan sin embargo en esta situación varios centenares de miles de habitantes de Sarajevo y otras ciudades de Bosnia-Herzegovina, asediadas por las fuerzas de la guerrilla serbia y el Ejército serbio-federal ahora reconvertido en "defensa territorial" de la autoproclamada República Serbia de Bosnia-Herzegovina.

Mientras, en Belgrado, la propaganda del régimen continúa achacando a una "conspiración mundial antiserbia" las sanciones impuestas contra Serbia y Montenegro. Los resultados de las elecciones "federales", celebradas el pasado domingo y boicoteadas por algunos partidos de la oposición, demostraron que el presidente Slobodan Milosevic está aún firmemente consolidado en el poder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de junio de 1992

Más información

  • Acuerdo para reabrir el aeropuerto de la capital