Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El V Centenario hace que Iberoamérica sea foro de concertación, según López Gay

Uno de los principales éxitos de España en los 10 años de existencia de la Comisión Nacional del V Centenario ha sido la acuñación oficial del término Iberoamérica más como foro de concertación que como concepto retórico, según explicó la vicepresidenta de la comisión española de los 500 años del descubrimiento de América, Pina López Gay. López Gay explicó en Veracruz (México) los objetivos de un proyecto que a lo largo de estos años ha convertido en cooperación fructífera lo que era antes un desconocimiento mutuo, consiguiendo que España quede atrapada de cara al futuro en una colaboración práctica y más estrecha con el continente.

López Gay participa, junto a Luis Yáñez, presidente de la Comisión Española del V Centenario, en la X Conferencia de Comisiones Nacionales, que hoy se clasura en Veracruz y de donde saldrá el documento final de casi nueve años de trabajo que será asumido como uno de los principales compromisos de futuro de la próxima cumbre presidencial, que se celebrará en julio en Madrid. En opinión de la representación española, durante todo este tiempo se ha ido cambiando el concepto de conmemoración, que inicialmente se asociaba exclusivamente con la gesta colombina, por el de cooperación a los albores del siglo XXI.

Explicó que la batalla política en estos años por romper con lo retórico y con lo que eran esas ideas academicistas de grupos minoritarios en América Latina es ya hoy un proyecto de envergadura, más en sintonía con la integración política y económica del continente y asumido por la mayoría de los Gobiernos.

En el aspecto indigenista se ha descubierto, según López Gay, que la culpa de su desasistencia no era exclusivamente de la colonia, un asunto intocable años atrás, sino de los propios Gobiernos republicanos. "Hemos roto con ese tabú", agregó.

El V Centenario ha provocado, en opinión de la representación española, un relanzamiento de las relaciones con América Latina, en unos años difíciles donde en España imperaba una creciente vocación europeísta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de mayo de 1992