Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete detenidos por la estafa millonaria de las recetas falsas

La estafa de las recetas falsas ya tiene detenidos. El Grupo de Investigación de la Seguridad Social (GISS) ha conducido a comisaría a siete personas a las que acusa de pertenecer a una organización dedicada a estafar al Insalud mediante la facturación de recetas con fórmulas magistrales (las que se preparan en la propia botica), según informó ayer el Ministerio de Sanidad y Consumo. Aunque la investigación no ha concluido aún, se calcula en unos 31 millones de pesetas el dinero estafado al Insalud por los miembros de esta red, según adelantó EL PAÍS el pasado 26 de marzo.Entre los detenidos se encuentra Agustí Font Mas, titular de la sociedad Cefarma, constituida a finales de 1990 como almacén distribuidor de productos químicos, aunque su verdadera actividad, según el GISS, era la comercialización de las citadas fórmulas magistrales.

El fraude, en el que presuntamente están involucrados al menos 10 médicos y cuatro farmacias de Madrid, consistía en lo siguiente: el médico firmaba una receta innecesaria con los nombres verdaderos de un paciente. El intermediario, Cefarma, se encargaba de ir a la farmacia y recoger el medicamento. La Administración sanitaria pagaba el importe y ese dinero se repartía entre los tres: farmacéutico, médico e intermediario.

El fraude se descubrió a finales del año pasado, después de que los servicios de inspección advirtieran que algunas farmacias de Madrid habían incrementado notablemente sus ventas e fórmulas magistrales y que los supuestos beneficiarios de las mismas no las habían recibido. Una de estas farmacias pasó de facturar 22.000 pesetas en fórmulas de este tipo a casi siete millones en cuestión de meses. Las citadas fórmulas se vendían a precios muy elevados, hasta 50.000 pesetas.

Fraude en otras provincias

También comprobó la inspección sanitaria que la mayoría de esas fórmulas magistrales eran por los mismos médicos. El máximo accionista de esta entidad, Agustín Font, tuvo relación con la empresa Inexfarma, implicada en hechos similares de facturación ilegal con fórmulas magistrales en Barcelona.

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Miguel Moreiras, es quien ha ordenado la detención de estas siete personas. El Grupo de Investigación de la Seguridad Social ha comprobado que la sociedad Cefarma ha extendido sus redes a otras provincias como Albacete, Cuenca y Zamora. Cefarma es la que, presuntamente, se encargaba de captar tanto a los médicos como a las farmacias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1992