Mueren 17 turistas al volcar en Vitoria un autocar que se dirigía desde Lisboa a París

Un total de 17 personas -una ciudadana francesa y 16 portugueses- perdieron la vida en la carretera de circunvalación de Vitoria a primera hora de la madrugada de ayer, cuando el autocar en el que viajaban con destino a París volcó en un ramal provisional de la nacional 1. Según las primeras investigaciones, el conductor perdió el control del vehículo en una curva y cayó por un talud de tres metros de desnivel, al otro lado de la calzada, después de arrastrarse sobre su costado unos cincuenta metros. Algunos viajeros comentaron que el conductor se durmió.

Más información

El impacto fue amortiguado por una carga de trapos abandonada hace un mes por un camión que sufrió un accidente similar. El autocar, matrícula P-2299-G, propiedad de la empresa palentina Transportes Duque, en el que viajaban 50 personas, había sido contratado por la compañía francesa Eurolines para cubrir el trayecto entre Lisboa y París.El accidente ocurrió poco antes de las dos de la madrugada de ayer, cuando el autocar realizó una brusca maniobra a gran velocidad, en una zona limitada a 60 kilómetros por hora, para evitar chocar contra un camión que le precedía. Habían pasado 15 horas desde que abandonaron Lisboa, y habían recorrido menos de la mitad de los 1.800 kilómetros que separan las dos ciudades.

En el autocar viajaban ciudadanos franceses, holandeses, mozambiqueños, un zaireño y varias familias portuguesas con sus niños que se dirigían a visitar el parque Euro Disney, en la capital francesa. Uno de ellos, de cinco años, falleció durante el traslado a uno de los hospitales vitorianos. De los supervivientes, 16 fueron atendidos en el hospital de Txagorritxu y ocho permanecen ingresados, en tanto 17 recibieron atención médica en el centro de Santiago, de los cuales nueve continúan allí. Dos de los ingresados en el primer centro son Roberto Montero e Ignacio Lobato, los conductores del autobús y los únicos de nacionalidad española.

"Aún podía haber sido una desgracia mayor", declaró ayer el responsable del cuerpo de bomberos de Vitoria, Pedro Anitua. El autobús hubiera caído otros tres metros de no haber sido parado por una montaña de trapos que dejó abandonada un camión en un accidente reciente, en el que su conductor también falleció.

Rescate complicado

A pesar de ello el impacto fue muy fuerte. Los servicios de evacuación, bomberos, Policía Municipal, Cruz Roja, la asociación de ayuda en carretera Dya y el Cuerpo Nacional de Policía tuvieron que acceder al vehículo accidentado por la luna delantera para el complicado rescate, que precisé de una grúa de grandes dimensiones para levantar el autobús y extraer a los últimos supervivientes y cadáveres.

La Ertzaintza (policía autonómica vasca) no facilitó ayer información sobre las causas del siniestro. No obstante, la hipótesis que apunta a un fallo humano como causa del accidente fue confirmada por Nicolás Duque, el responsable de la empresa de Cervera del Pisuerga, propietaria del autobús. La policía autonómica no ha precisado cuántas horas de conducción ininterrumpida llevaba el conductor en el momento del accidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de mayo de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50