Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:EL TRAZADO DE LA DISCORDIA

"Si hubiéramos apoyado el proyecto oficial se habría roto la alianza con el PNV"

El secretario general del PSE-PSOE, Ramón Jáuregui, explica en esta entrevista que la polémica aprobación del nuevo trazado de la autovía de Leizarán [el PSOE, en contra de su postura inicial, apoyó el trazado propuesto por el PNV y pactado con HB] responde a la necesidad de mantener las alianzas con el PNV, partido al que asigna un papel fundamental en la fase terminal de ETA. Defiende que es una solución inteligente, dadas las circunstancias, y necesaria para evitar que la autovía se convirtiera en otro Lemóniz.

Pregunta. A propósito de la modificación del trazado de la autovía del Leizarán, ha dicho usted que en la política vasca las cosas empiezan a resultar un poco contradictorias. ¿Puede explicar en qué términos se manifesta esa contradicción?Respuesta. Estamos asistiendo al final del terrorismo y ocurre que, a partir de esa constatación, las cosas empiezan a ser muy complicadas. Los efectos de las decisiones y declaraciones no son ya tan lineales y, efectivamente, pueden también resultar contradictorios. Estamos en un punto delicado.

P. ¿La contradicción no está en la necesidad, de respaldar, por un lado, al PNV, como socio de una alianza política y antiterrorista y en el mantenimiento, por otro, de las posiciones propias?

R. Las relaciones del Ministerio del Interior con el PNV son extraordinariamente fecundas. El PNV ha acreditado sinceridad en la beligerancia contra ETA y lealtad con el Gobierno en este propósito. Quiero decir, incluso, que lo más inteligente que se ha hecho contra ETA, además de la colaboración con Francia, y de la dispersión de los presos, es el mantenimiento de buenas relaciones con el PNV. Ese entendimiento hace que el PNV tenga asignado un papel fundamental en la etapa final de ETA. La necesidad de mantener ese binomio ha pesado también en la solución final de la autovía.

Papel de Interior

P. ¿Qué papel ha desempeñado el ministro del Interior? ¿El PSE-PSOE y usted mismo no han sido embarcados en esta operación, incluso a su pesar, por las invocaciones a esa alianza estratégica con el PNV?

R. Yo quiero atribuir al PSE-PSOE toda la responsabilidad porque aunque el Ministerio de Interior ha sido objeto de consultas, la decisión ha sido libremente asumida por el PSEPSOE. No hemos sido rehenes de nadie. Ha sido una decisión forzosa, adoptada en el marco de una situación guipuzcoana muy concreta. Una decisión que había que adoptar urgentemente, porque desde que el PNV propuso en agosto la modificación del trazado las fichas del tablero se habían movido.

P. Ahora parece que también se ha movido el propio tablero del Pacto de Ajuria Enea.

R. Si el PSE-PSOE hubiera seguido defendiendo el trazado original, junto con la oposición, habrían pasado tres cosas. Se habría roto la estabilidad institucional de Guipúzcoa y del propio Gobierno vasco, se habría quebrado la relación con el PNV en el proceso contraterrorista y se habría echado al PNV en manos de HB en lugar de tenerlo cogido del brazo.

P. O sea, que la aprobación de la alternativa Muga por parte del PSE-PSOE no constituye, en sí mismo, un, gesto de generosidad hacia "determinados sectores de HB", ni se explica en clave de misterio por la existencia de hechos o circunstancias que la eficacia antiterrorista impide desvelar...

R. En primer lugar, quiero matizar que lo que se ha aprobado no es la alternativa Muga, sino la solución San Lorenzo. Nosotros no hemos tomado esa decisión en el marco de la estrategia antiterrorista, aunque, ciertamente, en la política vasca no hay nada que no tenga relación con el fin de ETA. Discrepo de quienes interpretan la modificación de la autovía como una cesión que favorece a los más duros de ETA-HB. Creo que es una interpretación de coyuntura, de corto plazo, que olvida que, aunque han sido arrumbados por la mayoría, hay sectores de HB que preconizan el fin de la violencia y que la mayoría de los presos de ETA que buscan una salida habrán visto reforzada su línea argumental de que la violencia ya no tiene sentido y de que las soluciones vienen por otros lados.

P. Pero hay una coincidencia entre HB y los partidos democráticos opuestos al proyecto al subrayar que el desenlace es el resultado de una amenaza que en los últimos tiempos sólo era implícita.

R. Es una interpretación que HB ha pretendido trasladar y que, ciertamente, ha provocado una gran confusión. Se ha creado una falsa imagen de la solución final, en parte porque existe un gran desconocimiento de la realidad política guipuzcoana. No se tiene en cuenta que HB es la primera fuerza en esta provincia, ni que la rivalidad ,entre el PNV y Eusko Alkartasuna es aprovechada oportunistamente por este último partido. Se ha perdido la perspectiva histórica del conflicto, porque HB nunca quiso la autovía y menos que pasara por el valle de Leizarán. El verdadero Lemoniz 2 habría sido aceptar la imposibilidad del sistema para realizar el proyecto. Eso habría sido mucho más alarmante.

P. ¿No cree que el propósito inicial de impedir la realización de la autovía fue sustituido hace años por el objetivo de revocar las decisiones institucionales?

R. La autovía se va a hacer. Pasará por el valle de Leizarán y ha sido aprobada en las instituciones, democráticamente, por partidos que representan a la mayoría de la población.

P. ¿Es cierto que, a través del PNV, el PSE-PSOE trató, infructuosamente, de que HB suscribiera en vísperas de la aprobación un texto que negaba, implícitamente, la amenaza de ETA sobre la autovía?

R. Eso es falso; es lo que dice HB. Creo que hemos adoptado una solución inteligente.

P. ¿No resulta excesiva esa calificación, dado que ha sido una salida que desconcierta y divide a la opinión pública y al propio PSOE y desmoviliza a sectores comprometidos en la lucha anti ETA?

R. La opinión pública percibirá la inteligencia.

P. ¿Qué queda del Pacto de Ajuria Enea?

R. El pacto sigue vivo. El PP, que juega a tratar de desbordar al PSOE, no puede permitirse el lujo de estar fuera. Deseo que el pacto siga también con ellos.

P. ¿La resolución del conflicto de la autovía abre otra fase en la lucha contra ETA?

R. No creo, las conversaciones PNV-HB se desarrollarán en el marco de Ajuria Enea y, la verdad, yo soy escéptico, porque la dirección de HB se ha endurecido aún más tras su reciente reestructuración y porque no están interpretando adecuadamente el declive de ETA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de abril de 1992

Más información

  • Ramón Jáuregui Secretario general del Partido Socialista de Euskadi-PSOE