El paludismo amenaza al 40% de la población mundial, según la OMS

El paludismo, que afecta a 100 países, continúa siendo uno de los principales problemas de la humanidad, según se recoge en el anuario sobre la situación sanitaria recién publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El 40% de la población, es decir, más de 2.000 millones de personas, está expuesto a esta enfermedad.

La resistencia de los mosquitos portadores a los insecticidas, la del parásito a los medicamentos, así como los cambios climatológicos y el carácter rudimentario de los servicios de salud periféricos, han contribuido considerablemente a la expansión del paludismo. Según el anuario de la OMS, los parásitos ligados a las enfermedades tropicales constituyen una importante carga para la salud pública en los países en desarrollo. Las estimaciones actuales revelan que unos 200 millones de personas en 76 países están afectados por la sistomiasis, una enfermedad directamente ligada a las zonas pantanosas, a la irrigación y a los perímetros urbanos de África y América Latina, especialmente en el noreste de Brasil.El informe pone de manifiesto la vulnerabilidad de las mujeres y los niños en los países en desarrollo. Actualmente se estima que unas 500.000 mujeres mueren cada año a raíz del embarazo o del parto. A las causas puramente clínicas de estas defunciones se añaden la insuficiencia de medios sanitarios o incluso la ausencia de transporte en los momentos cruciales. La OMS estima que un 10% de embarazos conlleva complicaciones, aunque este porcentaje se anuncia muy superior entre las poblaciones sin recursos. Por otra parte, se estima que sólo un 50% de partos en los países en desarrollo se realiza en presencia de agentes sanitarios cualificados. Al contrario, en Asia meridional el porcentaje no llega apenas al 10%, mientras que en los países desarrollados la cobertura se acerca al 99%.

Muerte de niños

En cuanto a la prevención de la mortalidad materna, la planificación familiar desempeña un gran papel, dado que numerosas defunciones están relacionadas con la ausencia de una regulación de la fecundidad y de los embarazos no deseados. En este sentido se señala la ausencia de una planificación familiar mínima. En África, el porcentaje de. mujeres casadas que tienen posibilidades de recurrir a la contracepción no llega al 17%.A pesar del aumento del 8% del número de nacimientos en el conjunto de los países en desarrollo entre 1985 y 1990, el número de defunciones de niños menores de cinco años ha descendido de 13,5 millones en 1985 a 12,9 millones en 1990. Del total de 12,9 millones, el 23% ha sido originado por enfermedades diarreicas, 180.000 de diarrea asociada a la rubéola, mientras que esta última enfermedad ha originado 880.000 víctimas en 1990.

Igualmente, las víctimas originadas por la tosferina han pasado de 600.000 en 1985 a 360.000 en 1990. Por el contrario, se ha registrado un aumento de las defunciones originadas por las infecciones respiratorias agudas, especialmente por la neumonía, y en 1990 se ha calculado en 2,8 millones el número de víctimas. Otras 750.000 defunciones han sido catalogadas como de diversos orígenes, incluido los derivados del sida.

En 1974, la OMS lanzó el programa ampliado de vacunación (PEV) para proteger a los niños contra seis enfermedades: el tétanos, la rubéola, la tosferina, la poliomielitis y la tuberculosis. Las estadísticas sobre los resultados indican que en 1990 se han podido evitar 3,2 millones de defunciones debido a la rubéola, tétanos prenatal y tosferina, así como unos 445.000 casos de parálisis originada por la polio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de abril de 1992.

Lo más visto en...

Top 50