Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder del Partido Democrático, nuevo presidente de Albania

El Parlamento albanés que surgió de las últimas elecciones eligió ayer presidente al líder del Partido Democrático, Sali Berisha, de 48 años, que obtuvo dos de cada tres votos. Es el primer jefe de Estado democráticamente elegido en los últimos 68 años de historia de Albania.Padre de dos hijos, casado con una médica, Berisha hizo una campaña electoral ejemplar. Su papel en la victoria del Partido Democrático fue tan importante que el diario de Londres The Guardian escribía hace poco que "si Major quiere ganar en las elecciones del 9 de abril en el Reino Unido debe seguir el ejemplo del líder demócrata albanés".

El nuevo presidente de Albania domina bien el francés, el ruso y el inglés. Estos idiomas, según dice él mismo, los aprendió con un viejo libro prestado cuando guardaba las cabras en los montes de su tierra natal.

Es partidario del ejemplo español para la transición democrática de su país del comunismo al capitalismo. Apoya un sistema de economía de mercado de tipo alemán, y da prioridad a las relaciones con la Comunidad Europea y con Estados Unidos en política exterior. Fuentes fidedignas del Parlamento dan, por otra parte, por segura la elección de Aleksander Meusi como nuevo primer ministro del país hoy o mañana.

En su sesión inicial, el primer Parlamento democrático de Albania había aceptado tres días antes la dimisión de Ramiz Alia como presidente de la República. Así ponían fin también oficialmente los parlamentarios a la dominación del comunismo estalinista en este país de los Balcanes.

El mismo día, el Parlamento había elegido también al ex preso político Pjeter Arbnori, de 64 años, como presidente del legislativo. Fue condenado a la pena capital por haber formado en 1960 un partido clandestino, que fue descubierto muy pronto por la omnipresente seguridad del Estado. Durante los años que pasó en prisión fue torturado continuamente. Dormía en una celda de cemento con temperaturas bajo cero, recuerda todavía hoy, antes de añadir: "Lo pasado, pisado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de abril de 1992