Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Hay que vivir la música con normalidad"

Numerosos musicólogos de todo el mundo han asistido en Madrid desde el día 3 de abril al XV Congreso de la Sociedad Internacional de Musicología, clausurado ayer. Ismael Fernández de la Cuesta (Neila, Burgos, 1939), catedrático del Conservatorio de Madrid, presidente de la Sociedad Española de Musicología desde 1984 y del comité organizador del congreso, piensa que "hay que vivir la música con normalidad, como los deportes". El último congreso internacional celebrado anteriormente en España se remonta a 1936, en Barcelona.

Pregunta. Tras 10 mesas redondas, 14 sesiones de estudio y 200 comunicaciones libres, ¿qué conclusiones destacaría del congreso?Respuesta. Por encima de todo, lo que significa de puesta de largo de la musicología española en cuanto a profesión organizada. Durante muchos años no ha habido entidades que aglutinen las actividades de musicología como es la SEM [Sociedad Española de Musicología]. Además de esto, se ha podido comprobar la madurez de las participaciones españolas.

P. ¿Cuál es la función principal de los musicólogos?

R. Los musicólogos somos servidores de los compositores e intérpretes. Editamos partituras, prestamos ayuda técnica para entender y valorar la música del pasado y del presente e investigamos sobre autores y tendencias.

P. ¿A qué se debe la denominación Culturas musicales mediterráneas y sus ramificaciones del congreso?

R. Nuestro objetivo principal es que la música de España, y países asociados, como los de América Latina, se escuche en radio, televisión y discos como la de cualquier país desarrollado de Europa occidental y América del Norte, crear bases, infraestructura de tipo editorial, canales de producción, orquestas interesadas por la difusión de nuestra música. Pero la labor de los musicólogos debe integrarse en un proyecto amplio que tiene que emprender la sociedad entera. Esto no se entiende sin la educación musical y sin la difusión de la cultura.

P. Todos los músicos españoles echan la culpa de todos los males a la educación. ¿Cuál es para usted la solución a este tema, si es que la hay?

R. A nivel de educación general, la música debe estar totalmente integrada, no sólo en cuanto a conocimientos externos, sino tocando y componiendo desde el nacimiento hasta la universidad. En los deportes, por ejemplo, los niños juegan al fútbol; conocer quién ganó un partido un año concreto es secundario. En música debería ser lo mismo, es decir, vivirla como algo normal, como los deportes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de abril de 1992

Más información

  • Ismael Fernández de la CuestaMusicólogo