Tyson, condenado a seis años de cárcel por violar a una joven, ingresó ayer en prision

Una juez de Indiana sentenció ayer a Mike Tyson, ex campeón del mundo de los pesos pesados, a seis años de prisión y al pago de una multa de 30.000 dólares -unos 3.120.000 pesetas- por un delito de violación. El boxeador, que se declaró inocente de las alegaciones por las que ha sido condenado, ingresó en prisión ayer mismo. Si durante su cautiverio demuestra una buena conducta, el boxeador podría ser puesto en libertad dentro de dos años.

Patricia Gifford, la juez, declaró que no había detectado en el acusado ningún sentimiento de culpabilidad que le hiciera pensar que Tyson se diera cuenta de la severidad del castigo, ni de la gravedad de sus actos. Gifford no aceptó la petición del abogado defensor de fijar una fianza, pero pese a su dureza verbal, rebajó la petición fiscal de que Tyson fuera condenado a 20 años de cárcel. La juez declaró que dudaba que el acusado pudiera gozar en prisión de la terapia que necesita, pero dijo no poder hacer nada por remediarlo.Gifford se ha mostrado en toda su carrera judicial muy severa con los delitos de violación y todo el mundo esperaba que la sentencia fuera ejemplar.

Tyson, de 25 años de edad, declaró que era "inocente" y que no había violado a nadie. Dijo también que esperaba la condena pese a su inocencia y encajó las palabras de la juez como hacía con los golpes de sus adversarios en el ring, sin inmutarse.

Tampoco lo hizo cuando fue cacheado y esposado de forma un tanto inmisericorde por un fornido policía blanco con el pelo cortado al rape. Tyson fue puesto de cara a la pared enfrente de un cartel que ponía "No smoking" ("Prohibido fumar"). Todo el proceso fue retransmitido en directo por televisión para aumentar todavía más el morbo con que el país ha vivido la caída del púgil. En el trayecto de la sala del juicio hasta la puerta, Tyson, siempre perseguido por una nube de cámaras, trató de ocultar las esposas con una gabardina, pero ni siquiera eso consiguió. De todas formas, mantuvo en todo momento esa actitud. entre tímida y ausente, pero siempre con un fondo desafiante, que ha transmitido tantas veces antes de sus combates. En ningún momento se descompuso e incluso antes de escuchar la sentencia, a la su llegada, sonrió y saludó a la gente que esperaba para ver el espectáculo.

El boxeador llegó a los juzgados donde se leyó la sentencia en una limusina de color rojo, sin expresar emoción alguna y cuando la juez cerró el caso simplemente se levantó para ponerse a disposión de los alguaciles.

El comienzo de la tragedia

La tragedia de Tyson comenzó el pasado verano cuando el boxeador fue invitado a participar como miembro de un jurado de belleza. Tyson terminó invitando a su habitación a una de las concursantes, una joven de 19 años llamada Desire Washington, a la que violó. Durante el proceso quedó claro que éste podía ser el final de su carrera pugilística. Tyson consiguió el título de campeón del mundo de las tres federaciones más importantes en 1986, cuando sólo tenía 20 años de edad, convirtiéndose en el campeón más joven de la historia.La cárcel representará su bancarrota económica, y no así la de su mentor, el polémico promotor Don King. Los abogados de Tyson aseguran que el boxeador tendrá que vender sus bienes y que perderá toda su fortuna, cifrada en 200 millones de dólares (más de 2.000 millones de pesetas) cuando sus puños derribaban a sus adversarios como castillos de naipes Tyson y sus asesores legales recurrirán a la sentencia, pero el boxeador deberá seguir todo el proceso desde una cárcel federal de Indiana.

La noticia, uno de los acontecimientos del año en EEUU, ocupó ayer todos los informativos. La cadena ABC repetía la entrevista de la periodista Barbara Walters con Desire Washington, la víctima. Washington declaró que el boxeador le daba lástima" y que ese sentimiento la acompañó desde el día en que puso la denuncia.

"Este hombre necesita ayuda, pero le ha faltado decir que 'estaba equivocado'. Eso hubiera sido el primer paso hacia su recuperación, admitir que tiene un problema. Si lo hubiera hecho yo no habría ido hacia adelante...", declaró la mujer que sin subir a un ring noqueó para siempre a uno de los campeones más duros, agresivos y encajadores de la historia del pugilismo profesional.

La víctima de Tyson no ha recibido ni un sólo dólar, pese a que los abogados del boxeador ofrecieron un millón de dólares por retirar los cargos, a lo que la joven se negó.

El mexicano José Sulaiman, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, tal vez el dirigente más influyente de las muchas federaciones internacionales existentes, se mostró consternado por la dureza de la sentencia. "Es un día muy triste para el boxeo", dijo. Y añadió: "Me parece increíble que se le haya encarcelado sin esperar siquiera a la resolución del recurso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de marzo de 1992.

Lo más visto en...

Top 50