Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejercito desplegará unos 3.000 militares en el Pirineo para controlar los pasos con Francia

El Ejército de Tierra desplegará unos 3.000 militares en el Pirineo para controlar los pasos fronterizos con Francia durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, según confirmó ayer el Ministerio de Defensa. Este despliegue militar permitirá completar el dispositivo de seguridad previsto por la policía española y la francesa a ambos lados de la frontera para evitar la eventual infiltración de comandos terroristas.

Los efectivos desplegados en la frontera precederán en su mayor parte de la Cuarta División de Montaña Urgel, con base en Lérida y Huesca. En el Pirineo se concentrarán la mitad de los 6.000 militares que colaborarán en labores de vigilancia durante los Juegos Olímpicos. Los otros 3.000 realizarán, tareas de protección de puertos, aeropuertos, estaciones de ferrocarril y centrales eléctricas. Desde el pasado domingo, otros 3.500 militares se encargan ya de la vigilancia de la vía férrea -convencional y de alta velocidad- entre Madrid y Sevilla. Por tanto, serán unos 10.000 los militares que de forma simultánea (dos o tres veces más teniendo en cuenta los relevos) se encargarán de la vigilancia y prevención de atentados.Cada oficial recibirá un plus de 4.000 pesetas diarias, mientras que los suboficiales percibirán 2.800, y los soldados de reemplazo sólo se benefician de "mejoras en la alimentación" Defensa está estudiando la posibilidad de pagar a los soldados, aunque no hay todavía decisión al respecto.

Defensa está ultimando aún el estudio sobre el coste de la participación de las Fuerzas Armadas en la seguridad de la Expo y los Juegos Olímpicos, aunque las estimaciones apuntan a unos 8.000 millones.

Defensa solicitará un crédito extraordinario al Ministerio de Economía, que será tramitado por Interior, como responsable de los programas de seguridad de los acontecimientos del 92, que José Luis Corcuera cifró Ja semana pasado en el Congreso en unos 20.000 millones de pesetas.

El ministro de Defensa, Julián García Vargas, justificó ayer la participación de militares en las tareas de vigilancia señalando que "cuando se plantean circunstancias excepcionales a una nación entera, y ese es el caso de España en 1992, las Fuerzas Armadas se prestan gustosas para que la seguridad esté garantizada". El ministro subrayó que el despliegue militar se realiza "de acuerdo con los principios constitucionales" y siguiendo la experiencia de otros países, que han utilizado a las Fuerzas Armadas en los Juegos Olímpicos de Seúl (Corea), Los Ángeles (Estados Unidos) o Albertville (Francia).

Incidente en Jaén

García Vargas se refirió también al incidente protagonizado el domingo en Jaén por un sargento que realizó varios tiros al aire, alarmado tras escuchar varios disparos en las proximidades del puesto de la vía férrea donde hacía guardia. "Cuando se produce una m isión de este tipo, en la que hay involucrados tantos hombres," señaló el ministro, "lo lógico es que se produzcan pequeños incidentes, que los mandos ya se encargan de que no pasen a ser más importantes". "Estoy seguro de que no habrá incidentes graves", agregó el ministro, quien pidió la "comprensión" de los medios de comunicación.

El gobernador civil de Jaén, Joaquín Íñiguez, confirmó ayer que un sargento que hacia guardia en la línea férrea Madrid-Sevilla, a su paso por el término municipal de Villanueva de la Reina (Jaén), realizó varios disparos al aire al escuchar tiros procedentes de un lugar cercano. Según una primera impresión, los tiros podría haberlos efectuado un cazador que se encontraba en la zona y que, posteriormente, la abandonó en un vehículo todoterreno. Fuentes militares indicaron ayer que el incidente fue totalmente fortuito, aunque no a"clararon si se va a iniciar una investigación oficial, informa Carmen del Arco desde Jaén.

Por otra parte, el delegado del Gobierno en la Castilla-La Mancha, Daniel Romero, declaró ayer a la Cedena COPE: "Me preocupa la seguridad del AVE [Alta Velocidad Españolal en la medida de que se trata de una instalación que pudiera ser golosa para quienes convierten objetivos de este país en cuestiones para sus fines apetitosos. Pero tampoco.me preocupa de forma extraordinaria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de marzo de 1992

Más información

  • El ministro considera lógicos "pequeños incidentes" en la vigilancia de la vía Madrid-Sevilla