La policía desarticula una red de contrabando de oro por valor de 3.000 millones de pesetas

La Brigada de Delitos Monetarios de la Policía y Vigilancia Aduanera han desarticulado una red de contrabando de oro a la que se le imputan numerosas operaciones fraudulentas por un importe de 3.000 millones de pesetas, según la Dirección General de la Policía. La organización introducía el metal precioso desde Suiza y Liechtenstein. Las investigaciones condujeron a sospechar que la banda dedicada a la importación ilegal de oro y la salida de dinero en efectivo para su pago tenía su base de operaciones en Valencia.

El pasado día 24, el italiano Roberto Ambrosio Izzio y José Vicente García López fueron .interceptados en la frontera de La Jonquera (Gerona), cuando viajaban en un Peugeot 505, matrícula V-8369-DS, donde ocultaban más de 88 millones de pesetas en dos compartimentos practicados en el piso del automóvil y en el bastidor. Uno de los detenidos escondía también ocho millones de pesetas hábilmente camuflados entre sus ropas.Los agentes determinaron también que la banda estaba integrada en su mayor parte por individuos de nacionalidad italiana. Posteriormente, la italiana Concetta Belfiore, copropietaria de Oro Inn., una empresa, con sede en la calle de Chile, en un barrio periférico de Valencia, dedicada a la compraventa de oro al por mayor, fue arrestada en dicha capital, junto con tres empleados de la firma. En el local se intervinieron 120 kilos de oro y abundante documentación.

El pasado lunes fue detenido en la capitafeordobesa el joyero Mesod Benhamu Truzman, al que le fueron decomisadas cuatro maletas con alhajas, cuyo valor no ha sido determinado todavía.

Fuentes policiales imputan a Benhamu, titular de la firma Joyita, ser el presunto captador de capitales procedentes de joyeros de toda Andalucía, interesados en adquirir oro en el extranjero. A continuación, Benharnu entregaba el dinero a la organización asentada en Valencia.

La red disponía de varios automóviles en los que se habían practicado varios escondites para poder introducir en ellos en primer lugar el dinero y, a su regreso a España, el oro. Dicho metal solía importarse ya elaborado en forma de cadenas, sortijas, pendientes y otros objetos, paraproceder posteriormente a su evasión, a través de la organización que tenía su centro en Valencia.

Fuentes próximas a la investigación estiman que el 70% del oro importado por la organización desarticulada entró en España sin pasar los controles aduaneros, mientras el 30% restante sí fue declarado a las autoridades fiscales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los contrabandistas están acusados, además, de haber grabado el punzón de la Generalitat en las joyas que después entregaban a los industriales de Córdoba y otras provincias andaluzas. Además del citado punzón, dichas piezas deben llevar impreso el denominado punzón oro- que garantiza, la autenticidad del mismo- y el del proveedor.

En Italia, más barato

El oro resulta mucho más barato en Italia y Suiza que España, entre otras razones porque en esos países tiene una elaboración industrial que abarata los costes, según expertos en el sector. "En Italia, los cordones de oro se fabrican como churros, mientras en nuestro país se hace de una forma más artesanal", explicaron las mismas fuentes.Los dos transportistas detenidos en la frontera de La Jonquera (Gerona) ya han sido puestos a disposición del juzgado de dicha localidad, mientras los arrestados en Córdoba y Valencia pasarán hoy, miércoles, a disposición de los respectivos jueces de Instrucción de guardia.

Es previsible, no obstante, que el caso sea tramitado posteriormente por el juez central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Miguel Moreira, que se encarga de los delitos monetarios.

La Dirección General de Policía informó que "de los primeros análisis de fos documento se deduce que el monto de las operaciones de esta red que actuaba de forma presuntamente fraudulenta puede alcanzar varios miles de millones de pesetas". Funcionarios de la Dirección General de Inspección Financiera y Tributaría investigan la documentación. Fuentes policiales estiman que el oro importado por los contrabandistas es de origen legal y no procedente de robos o atracos, según las investigaciones realizadas hasta ahora.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS