Entrevista:LA GUERRA DE LOS BALCANES

"Tudjman es un traidor"

Las acusaciones de traición Dobroslav Paraga han colmado la paciencia del presidente Franjo Tudjman, que ha hecho detener al ultraderechista croata, sobre quien pesan cargos que implican la pena capital. Antes de su detención, Paraga reiteró sus puntos de vista.Pregunta. ¿Por qué está Croacia perdiendo la guerra?

Respuesta. La derrota es responsabilidad del régimen croata y de quien lo encarna, el presidente Franjo Tudjman, que ha creado un régimen autoritario no democrático en el que él tiene todo el poder de decisión.

P. ¿Cuáles son los principales puntos de desacuerdo con Tudjman?

R. Desde el principio instauró una dictadura que tuvo su efecto sobre la vida pública, los medios de comunicación y el aparato del Estado. Cuando empezó la guerra, él efecto fue inmediato. Tras las elecciones del año pasado se pensaba que la defensa de Croacia debería ser la primera prioridad del nuevo Gobierno. Tudjman y el primer ministro Josip Manolic ignoraron esta necesidad y colocaron la defensa nacional al final de la lista.

Más información
Heredero del filonazi Paleviv

P. ¿Por qué?

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

R. Porque Tudjman no quería en absoluto un Estado croata independiente, sino una federación yugoslava reformada. Nunca pensó que Yugoslavia se fuera a partir. No quiso formar un Ejército croata porque el Ejército Popular federal era sagrado para él. Cuando los alcaldes de la capitales regionales reclamaron el inmediato establecimiento de un Ejército croata, Manolic les acusó de intentar socavar el poder estatal y el programa del partido [Comunidad Democrática Croata, HDZ]. Por eso Croacia tiene que improvisar en el campo de batalla en vez de plantear una defensa organizada. Cuando el Ejército serbio inició en agosto su ofensiva generalizada, Croacia estaba indefensa, mientras Tudjman mantenía reuniones se cretas con Slobodan Milosevic [presidente de Serbia] para tratar de alcanzar un acuerdo. De esto no se puede hablar porque los medios de comunicación están censurados, y las frecuentes críticas que se producen en el Parlamento no llegan a la calle. Es impensable que los medios de comunicación informen sobre acusaciones de alta traición.

P. ¿No es traición una palabra demasiado fuerte?

R. Los efectos de la política del presidente Tudjman equivalen a alta traición. Y es un presidente inconstitucional. La nueva Constitución de Croacia es una catástrofe porque habla de confederación. Pero incluso bajo esa Constitución, el presidente ha de salir de unas elecciones generales. Tudjman no lo fue. Fue nombrado por el Parlamento según la vieja Constitución. El Parlamento lo podría destituir.

P. ¿Por qué ha formado su partido sus propias tropas?

R. El programa de nuestro partido se basa en la petición de un Estado croata íntegro, que va del río Sotia, en el norte, al río Drina, en el sur, incluyendo Boka Kotorska, Sandiak, Zemun y Subotica [integradas en tres de las otras repúblicas que forman la federación yugoslava]. Cuando las Fuerza Armadas federales ocuparon Eslovenia, nosotros formamos inmediatamente nuestros batallones de voluntarios y ofrecimos ayuda. Sabíamos que una agresión a Croacia sería una catástrofe. La defensa croata está infiltrada por agentes serbios que no confían en los mandos. Por eso formamos nuestras unidades, que están integradas en la defensa croata, pero que tienen sus propias insignias y mandos.

P. ¿Qué va a hacer usted si Croacia pierde la guerra?

R. Aunque los serbios tomen Zagreb, Croacia volverá a levantarse. Los enemigos de Serbia son nuestros amigos. Tenemos que formar una alianza de todos los enemigos de Serbia. El objetivo es que Serbia se quede dentro de sus fronteras históricas. No debe quedarse ni con un milímetro de los territorios que robó. Esto significa Serbia en sus fronteras de 1912. Debe soltar Kosovo, Voivodina, Montenegro, Sandiak y todo lo demás.

Ervin Hladnik-Milharcic es director de la revista eslovena MIadina. Copyrght World Media / EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS