Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEGUNDA RONDA DE LAS COPAS DE EUROPA

Osasuna le perdió el respeto al Stuttgart

Osasuna escribió anoche una página brillante de su historia. Por vez primera, se clasificó para la tercera ronda de la Copa de la UEFA. Su mérito fue mayor porque no lo hizo a costa de un equipo cualquiera, sino todo lo contrario. Su víctima fue el Stuttgart, el segundo en la Liga alemana, y el escenario el, del prestigioso rival.Las posibilidades del conjunto de Pedro María Zabalza parecían reducidas a la mínima expresión con el empate, 0-0, en El Sadar en el turno de ida. Si en su propio terreno no había podido con el pujante cuadro alemán, ¿cómo iba a hacerlo en el ajeno? La respuesta pasó por la pérdida de todo respeto al Stuttgart.

Nada de encogerse. Osasuna se estiró con osadía buscando y hallando la sorpresa. Su planteamiento pilló desprevenido al Stuttgart, cuya defensa apenas constaba de tres elementos, Schneider, Dubajic y Schaeffer, porque suponía que el dominio neto iba a ser suyo. El instinto asesino de Urban fue providencial, decisivo, en esas circunstancias. En la primera oportunidad en que se internó en el área de Immel alojó el balón en la red. Poco después, repentizó a la perfección la buena posición de Merino para servirle en bandeja el segundo gol.

Buchwald y sus compañeros no daban crédito a sus ojos. Se veían empequeñecidos por momentos. Tan sólo en los últimos minutos del primer periodo lograron que se tambalease la firmeza navarra. Pero entonces surgió Roberto yendo a por todas e Incluso inventando el despeje de Cabeza del portero justamente bajo el larguero. Además, para una ocasión en que fue superado, Larraínzar I estuvo oportuno sobre la misma raya.

Cualquier duda sobre el desenlace se despejó nada más iniciarse la segunda parte. Urban, de nuevo, fue el estilete. Eludió en un par de metros a sus marcadores y disparó con tanta fe como fuerza y colocación. Immel llegó a tocar la pelota, pero no pudo desviarla de su trayectoria mortal de necesidad. Sí, porque desde entonces ya no se trató más que de un trámite por mucho que el Stuttgart lo disimulase de forma agónica al final, cuando Bustingorri y los suyos se relajaron por el cansancio acumulado y la seguridad de que su reloj ya sí que era imbatible.

El Bayern, eliminado

El desastre germano aún fue más ostensible con la eliminación del Bayern Múnich de este mismo torneo. El equipo bávaro sólo venció por 1-0 (Mazinho, a los 89 minutos) al Bodkluben Copenhague, que le había goleado en Dinamarca por 6-2.

Mientras tanto, el Mónaco se mantuvo en la Recopa al derrotar por 1-0 (Robert, a los 26) al Norrkoping, al que ya había superado en Noruega por 21.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de noviembre de 1991

Más información

  • El 'instinto asesino' de Urban en el área fue providencial para el equipo navárro