Rodríguez Sahagún tendrá un parque cerca de 'su' túnel de la plaza de Castilla

El Ayuntamiento de Madrid recordará a Agustín Rodríguez Sahagún, alcalde durante dos años, con un parque en una zona popular del norte de la capital, cercano a su obra emblemática: el paso subterráneo de la plaza de Castilla. La ciudad vivió -ayer una jornada de luto mientras la actual corporación improvisaba actos de homenaje marcados por la discreción, que ha pedido la familia. Sus restos llegan esta tarde a Madrid.

La estricta reserva que sobre su vida personal guardó siempre Agustín Rodríguez Sahagún ante sus más estrechos colaboradores le ha acompañado hasta su muerte, el domingo, en el hospital Broussais de París.El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, que fue primer teniente de alcalde en la coalición PP-CDS, decidió ayer otorgar a su predecesor la máxima distinción de la ciudad, la medalla de honor, que sólo se ha entregado nueve veces: a Francisco Franco en 1959, a las Cortes Españolas en 198 1, a Enrique Tierno Galván en 1986 y a Juan Carlos I en 1988, entre otros. La patrona de Madrid, la Virgen de la Almudena, recibió la tercera medalla de honor. Otros receptores fueron Blas Pérez González, ministro franquista de la Gobernación, y los ex presidente Carlos Arias Navarro y Luis Carrero Blanco, así como el general Ike Eisenhower, entonces presidente de Estados Unidos. Rodríguez Sahagún, como Carlos Arias Navarro y Enrique Tierno Galván, también recibirá el máximo galardón oficioso que el Ayuntamiento concede a sus regidores: un parque. El alcalde ordenó ayer buscar una zona verde de nueva creación digna de su predecesor, y el concejal de Obras, Enrique Villoria, encontró una muy cerca del paso subterráneo de la plaza de Castilla, una de las obras emblemáticas de su gestión y cuyos trabajos solía visitar a menudo por la noche.

El parque, denominado inicialmente La Huerta del Obispo, es una franja alargada recién terminada y pendiente de inaugurar, que se extiende entre las calles de Villaamil y Sinesio Delgado, en el norte de la ciudad. La Comunidad de Madrid tiene pendiente comunicar esta parte de Madrid con la plaza de Castilla a través de una avenida (que se llamará de Asturias), realojar a la población chabolista y prolongar el parque actual hasta conectarlo con la zona norte de la Ventilla, en el distrito de Tetuán. El parque ha costado 1.100 millones de pesetas.

Incineración

El cuerpo de Rodríguez Sahagún será incinerado hoy en París, en un discreto acto al que asistirán la viuda y los seis hijos, cuatro varones y dos mujeres, del ex alcalde. La Embajada de España ha organizado una ceremonia de despedida antes de que sus restos partan hacia Madrid en avión. La corporación municipal madrileña esperará la llegada de las cenizas de Rodríguez Sahagún en Barajas hoy a las 17.15, después de celebrar el pleno sobre los impuestos y tasas para 1992, que ayer, jornada de luto en Madrid, se aplazó.El ex alcalde falleció el domingo a causa de las complicaciones surgidas después de haber sufrido una operación cardiovascular el 25 de septiembre.

Joaquín Moreno, su jefe de gabinete en el Ayuntamiento, recordaba ayer que pasó con él "dos años intensos". "Dignificó la figura del político, que tanto se ha cuestionado. Fue digno, honrado y consecuente", comentó.

Según su colaborador, "a Rodríguez Sahagún le impactó la reacción de la gente una vez que renunció a ser nuevamente candidato a la alcaldía". Su máxima obsesión, según confirma también el concejal de IU Franco González, era que el "buen nombre" del Ayuntamiento quedara siempre a salvo. "Cuando presidía las comisiones de investigación me llamaba continuamente para que llegara al fondo de las cosas", comentó González.

El cardenal de Madrid, Ángel Suquía, envió una carta de condolencia a la viuda, en la que calificaba al ex alcalde de "cristiano ejemplar, coherente con su fe en la vida personal, familiar, social y política".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de octubre de 1991.