Detenidos cuatro presuntos implicados en un fraude de 200.000 millones al Banco Fuji

La policía japonesa detuvo ayer a dos altos ejecutivos del Banco Fuji y a dos empresarios como presuntos autores de un fraude por valor de 257.000 millones de yenes (unos 200.000 millones de pesetas).

Los detenidos son Minoru Nakarnura y Hideo Sato, ex ejecutivos de la sucursal de Akasaka del Banco Fuji -uno de los más grandes del Japón-, y Akira Akagi y Masato Vajima, presidente y director general de Marusho Kosan, una firma inmobiliaria de Tokio.

Los cuatro arrestados están acusados de defraudar 17.000 millones de yenes (14.000 millones de pesetas) a instituciones financieras no bancarias mediante documentos de depósitos y certificados de autenticidad falsos, con los que obtuvieron créditos prendarios de organizaciones no bancarias.

Las autoridades añadieron que Nakarnura obtuvo una gran cantidad de créditos, además de invertir en Bolsa para financiar la construcción de una organización deportiva.

De acuerdo con la acusación, entre septiembre de 1987 y mayo de 1991 Nakamura conspiró para defraudar a 14 entidades financieras 200.000 millones de pesetas a favor de 21 clientes.

Sin embargo, fuentes policiales señalaron que el valor total defraudado puede alcanzar los 5.500 millones de pesetas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS