La industria espacial nacional, dispuesta al asalto de la segunda generación de satélites españoles

A un año del lanzamiento del primer satélite español de comunicaciones Hispasat, se han iniciado ya los preparativos para la segunda generación de satélites. La Administración y la industria, que no se ponen de acuerdo al dar las cifras de participación española en el satélite que ahora fabrica la empresa Matra en Francia, intentan con estos preparativos dar a la tecnología española la oportunidad que no tuvo con la primera generación.

"El plazo demasiado corto de desarrollo del proyecto, 33 meses, y su bajo coste (56.000 millones de pesetas) han dificultado enormemente la participación del sector espacial español en Hispasat", afirma Antonio Fuentes, director de la División Espacio de Construcciones Aeronáuticas, SA, que participó la pasada semana en un seminario en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander. Según Fuentes, la participación española en todo el Hispasat-1 está en torno al 20%, y en los satélites es sólo de un 13%, cuando se habría podido lograr más del 30% si no hubieran existido los condicionantes de breve plazo y presupuesto lo más bajo posible. Sin embargo, fue precisamente el 30% la cifra de participación española en elprimer satélite que dio Elena Salgado, secretaria general de comunicaciones y presidenta de Hispasat en la misma reunión.

Hispasat-1 empezará a dar servicio de comunicaciones y televisión a rned ados de 1993 y durará en órbita 10 años. "Nos hiemos plariteado ya la necesidad de Iniciar el estudio de definición de la siguiente generación, del sistema Hispasat-2", afirmó Pedro Pintó, de la dirección de Hispasat, SA. "Los análisis de mercado deben indicar los requisitos de la futura misión; paralelamente hay que estudiar la participación tecriológica española".

Fuentes indicó que para el futuro Hispasat el sector espacial español podría. encargarse de desarrollar e integrar sistemas tanto de la plataforma del satélite como de su carga útil.

"El primer sistema español de comunicaciones por satélite no ha sido el proyecto que hubiera deseado la industria española", dijo Fuentes. También Vicente Gómez, director de programas internacionales del CDTI, defendió la necesidad de empezar a pensar en Hispasat-2.

José María Casas, de Hispasat, SA, comentó: "Aún siendo importante el impacto, del Hispasat-1 en la tecnología española y la cuestión del prestigio nacional y el impacto cultural, el programa es ante todo un sistema de comunicaciones, una infraestructura, como lo es una autopista, y que pretende entrar en el mercado dando el mejor servicio posible al menor coste".

Un cubo de dos metros

Mientras tanto, en la sala de montaje de la empresa. Matra en Toulouse (Francia), el primer satélite del sistema, el Hispasat-1 A, es ya visible: en el cubo metálico de dos metros de lado que albergará los equipos de comunicaciones y de servicio empiezan a probarse conexiones y antenas; los dos largos paneles solares están sujetos por grúas dispuestos para el ensamblaje. "Todos los equipos del primer satélite han sido ya ensayados y muchos de ellos integrados. El módulo de servicio contruido por Matra estará terminado a medidados de septiembre", informó Pintó. Hay un ligero retraso en la ntegración del módulo de comunicaciones del Hispasat, pero esta fase que se realiza en el Reino Unido, finalizará en septiembre.

.En abril de 1992 el satélite, acabado, se llevará a la base de Kourou, en ta Guayana Francesa, para ensamblarlo en un cohete Ariane, que lo lanzará al espacio en el segundo semestre del año. El segundo satélite del sistema, el Hispasat-1B, será puesto en órbita en los primeros meses de 1993. "También está muy avanzada la base de Arganda (Madrid) desde la que se controlarán dichos satélites.

En cuanto al presupuesto, los contratos de seguros son la única partida que queda aún por firmar y se hará en los próximos meses con un consorcio internacional en el que participarán empresas españolas, informó en Santander Elena Salgado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 02 de septiembre de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50