El año pasado hubo 168 incidentes aéreos en España y 9 sobrevuelos ilegales sobre la Zarzuela y La Moncloa

FRANCISCO MERCADO, La comisión investigadora de incidientes aéreos, dependiente de Aviación Civil, en su memoria de 1990, revela que la escasez de personal en los centros de control, que en algunos puntos ha llegado a ser "crónica", y los "repetidos fallos en equipos de radio, radar y estado operativo de las radioayudas" han sido "factores contribuyentes" en "todos los incidentes graves o muy graves". Frente al descenso de estos incidentes más graves -tipos A y B-, el informe alerta sobre el crecimiento del 100% de los de tipo D, aquellos que por falta de datos no pudo determinarse su riesgo, dado que estos últimos pueden encubrir uno de los primeros supuestos. En total, en 1990 se produjeron 168 incidentes, sólo uno menos que en 1989. El espacio aéreo de los palacios de la Zarzuela y de la Moncloa, un año más, ha sido objeto de reiteradas violaciones.

Más información

La comisión investigadora de incidentes aéreos, dependíente de la Dirección General de Aviación Civil, estudió en 1990 un total de 185 reclamaciones. De ellas, 168 se tradujeron en incidentes aéreos comproba do,s. Tres de ellos fueron de ti Po A, riesgo grave de colisión; 25, de tipo B, riesgo potencial de colisión; 105, de tipo C, sin ries go de colisión, y 35, de tipo D, riesgo indeterminado.El riesgo grave de colisión -tipo A- refleja "aquellos casos en que la proximidad conocida entre dos o más aeronaves obliga a uno o más de sus comandantes a realizar maniobras evasivas de emergencia, o aquellos supuestos en que, desconociendo esta proximidad, hubieran tenido que efectuarla de ser conocida la situación real". Los de tipo B describen L, aquellos casos en que los comandantes de aeronaves o control aéreo han podido tomar las medidas necesarias con tiempo suficiente para remediar una situación no reglamentaria entre dos o más aeronaves, o cuando esa situación ha existido sin ser advertida por los comandantes o control aéreo, con riesgo potencial de colísión". Si el C in dica la comprobación de que no hubo riesgo, el D supone que, "a pesar de realizarse la in vestigación, no se puede deter minar si existió riesgo grave, potencial o carencia del mismo por falta de información u otras causas".

Descenso de los más graves

Los incidentes de tipo A y B en 1990 descendieron un 25% y un 8%, respectivamente, en relación a 1989. Pese a esta disminución, la memoria de incidentes aéreos de 1990 realiza dos severas advertencias al respecto: "En todos los incidentes calificados como graves o muy graves existe como factor con tribuyente una elevada densi dad de tráfico, que se traduce en una gran carga de trabajo para el personal de algunos de los sectores de control. Dicha densidad se acumula con la de 1989, que ya supuso un incremento considerable. Aun reconociendo y valorando el esfuerzo de la Administración en el sentido de proporcionar perso nal de control en las dependencias, se hace notar la falta de controladores en las mismas, que ha llegado a ser crónica en algunas de ellas, y que a causa del incremento del tráfico y, en la segunda mitad de] año, al tráfico militar con destino al golfo Pérsico, ha supuesto una sobrecarga extraordinaria, de trabajo". "Otro factor contribuyente de los incidentes arriba mencio nados "[A y B]", agrega este in forme, "es el de los repetidos fallos en equipos de radio, ra dar y estado operativo de las radioayudas". En cuanto al tráfico militar, "la crisis y guerra. del golfo Pérsico han supuesto una utilización intensiva del espacio áereo español, creando una permanente situación conflictiva entre Torrejón y Barajas,que ha producido una sobrecarga de trabajo considerable".

Los incidentes aéreos de tipo C, sin riesgo de colisión, dis,minuyeron un 15% en 1990 sobre el año anterior. En este capítulo se inscriben las nueve violaciones de zonas aéreas prohibidas o restringidas, un año más, "casi todas ellas relacíonadas con la LER-62 (palacio de la Zarzuela), así como con la LER-62 (palacio de la Moncloa).

Impresionante incremento

"El impresionante incremento, cercano al 100%, de los incidentes de tipo D (riesgo indeterminado) con relación a 1989 arroja una sombra de incertidumbre. No hay que olvidar que un incidente de tipo D puede ser, en realidad, uno del tipo A o B". "La causa fundamental de tal circuristancia", agrega el informe", es la falta de datos suficientes. En particular, la ausencia de transcripciones de las comunicaciones de las dependencias de control. Una vez más, resulta necesario que la Administración se asegure de que existe grabación de todas las comunicaciones internas y de tierraaire, y de que sus transcripciones son enviadas a la comisión investigadora cuando sean solicitadas en tiempo y forma".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de agosto de 1991.

Lo más visto en...

Top 50