Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Pies de plomo

La Bolsa está dispuesta a resarcirse. El pasado año, los acontecimientos del Golfo amargaron las vacaciones de los inversores y de los profesionales del parqué. Este año, al menos mientras sea posible, la consigna parece ser empujar los precios hacía arriba todo lo que se pueda. Tras tres sesiones consecutivas de subida, el índice general, que ayer ganó más de dos puntos, se sitúa por encima del 275%. No obstante, el volumen de negocio continúa siendo muy reducido y resta solidez al soporte. Cualquier noticia negativa relacionada con los focos de inestabilidad in ternacional que permanecen abiertos puede dar al traste con la alegría compradora que prima en el mercado. Es momento de andar con pies de plorno.Ayer, y al margen de las simples ganas de empujar los cambios, los inversores recibieron favorablemente el resultado de la subasta de Cebes. El tipo de adjudicación se mantuvo en el 12,75% y fue acompañado de una rebaja de tipos en el mercado interbancario en prácticamente todos los plazos.

Sociedad y agencias de valores, que han diseñado ya sus planes de reestructuración de cara a septiembre, tratarán de aprovechar al máximo la buena coyuntura. Por el momento, sus resultados no son malos. La anécdota de ayer, Campsa, que no fijó cambio y pagó así las alegrías de sesiones anteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de agosto de 1991