Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socios árabes y españoles de Saudesbank aportan 3.700 millones para cubrir el agujero originado por Intra

., Los accionistas del Banco Saudí Español (Saudesbank) han desembolsado 3.700 millones de pesetas para cubrir parte del riesgo contraído en su día por la entidad con la Corporación Financiera Intra. El riesgo total contraído por el banco con el grupo cántabro -en suspensión de pagos-, ascendía a unos 7.000 millones. Con la aportación de capital, y medidas como la venta de la sede del banco en Madrid, la entidad da por finalizado el proceso de saneamiento que inició hace cinco meses.De acuerdo con la composición del accionariado del banco, 50% árabe y 50% español, los accionistas españoles (BBV, Banesto, Instituto Nacional de Industria e Instituto Nacional de Hidrocarburos) han aportado 1.850 millones de pesetas. BBV y Banesto, que participan en Saudesbank con un 15% han desembolsado 555 millones de pesetas. El resto lo han aportado a partes iguales el INI y el INH, cuya participación es en ambos casos del 10%.

La reposición de recursos propios se ha completado con la venta a Torreal, compañía que controla Juan Abelló, de la sede central de la entidad en Madrid, por un total de 2.900 millones de pesetas. La venta supone para el banco que dirige Rafael Creis una plusvalía de 2.350 millones de pesetas.

Como parte de las operaciones destinadas a reponer los recursos propios, Saudesbank ha reducido su cartera de créditos a largo plazo y de baja rentabilidad en unos 7.000 millones. La reducción se ha producido mediante el traspaso de créditos por importe de 4.500 millones a los principales accionistas españoles (BBV y Banesto) y mediante la cancelación de compromisos vencidos.

Asimismo, Saudesbank ha procedido al cierre de su filial, Saudespatrimonlos y ha reducido, en unos 3.000 millones de pesetas, las inversiones canalizadas por otra participada: Saudesleasing. En un futuro, según explicó ayer el director general de la entidad, Rafael Creis, se cerrarán dos oficinas en Zaragoza y Pamplona y se venderán dos inmuebles en Sevilla y Palma de Mallorca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de julio de 1991