LA DESINTEGRACIÓN YUGOSLAVA

El Ejército federal anuncia que Eslovenia está en guerra y que es imposible un alto el fuego

ENVIADO ESPECIAL Poco después de que el presidente esloveno, Milan Kucan, proclamase la retirada unilateral de sus fuerzas de Defensa Territorial y el fin de las hostilidades, el jefe del Estado Mayor del Ejército yugoslavo, general Blagoje Adzic, anunció públicamente a última hora de ayer que no había ninguna posibilidad de establecer una tregua en la guerra contra Eslovenia. En varios puntos de esta república se produjeron violentos combates con un número indeterminado de muertos y heridos, y bombardeos de diferentes objetivos, entre ellos centros de radio y televisión, incluidos los de Liubliana.

Más información
La CE propone una tregua vigilada por observadores

"Eslovenia está en guerra y no es posible aplicar un alto el fuego, incluso en el caso de que el Ministerio de Defensa quisiera el regreso de las unidades a los cuarteles". Con esta frase el general AdzIc pareció cerrar anoche toda puerta a un arreglo pacífico en la república de Eslovenia. En la misma alocución, el jefe militar aseguró que Ia guerra será corta" y no dejó dudas sobre su determinación de derribar al Gobierno esloveno actual.Los dirigentes de Liubliana ofrecieron poco antes una retirada de sus fuerzas para permitir al ejército federal regresar a los cuarteles. Sin embargo, los combates continuaban. En Croacia se multiplicaron los tiroteos entre grupos radicales serbios y la policía croata. En la ciudad de Glina se registraron numerosos muertos y heridos, y en Zagreb se produjeron las primeras víctimas al disparar unidades del Ejército federal contra manifestantes que intentaban impedir la salida de los carros de combate del cuartel mariscal Tito en la capital croata.

En Belgrado miles de personas se manifestaron ante el Parlamento de Serbia contra el Ejército y el presiente serbio, Slobodan Milosevic, mientras familiares de soldados reclamaban el regreso inmediato de sus hijos destacados en Eslovenia y Croacia.

Un plan de paz muerto

El plan de paz de la Comunidad Europea (CE) parecía ayer haber muerto definitivamente cuando sólo uno de sus puntos ha llegado a cumplirse. Los dos principales conflictos yugoslavos, el institucional -entre el Gobierno federal y Serbia por un lado, y Eslovenia y Croacia por el otro -y el étnico -que se dirime ante todo en Croacia y Bosnia-Herzegovina- entraron ayer en una fase en la que parecía imparable la escalada de la guerra.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El Ejército se ha insubordinado al poder civil. Cada vez se hace más patente la alianza del mando militar con los grupos radicales auspiciados por el presidente serbio Milosevic, en Croacia. Se incrementan los signos de disolución en el Ejército con centenares de deserciones y rendiciones en combate. Grupos de civiles no identificados, fuertemente armados, se han desplegado por las dos repúblicas septentrionales. Todos estos elementos aumentan los temores a una guerra balcánica con varios frentes.

El Ejército, desoyendo las órdenes del alto el fuego y retirada a sus cuarteles, emitió ayer un comunicado en el que acusaba a las fuerzas eslovenas de hostigar a sus tropas y de no permitir su repliegue, y anunció una respuesta decisiva contra el enemigo. Este comunicado se hizo público horas después de que el comandante del Ejército en la quinta región, el esloveno Konrad KoIsek, fuera destituido y relevado por un serbio, el general Avramovic Zivota. También fue sustituido el jefe de las Fuerzas Aéreas, sin que ayer se supiera el alcance de las posibles disensiones en la cúpula militar que sugieren estos ceses.

El croata Stipe Mesic, acompañado por el miembro macedonio a la presidencia, viajó anoche a Liubliana para persuadir al nuevo jefe de la región militar a un alto el fuego. Anoche fue convocada una reunión de emergencia de la presidencia que no se sabía si llegará a realizarse. El aeropuerto de Zagreb permaneció cerrado varias horas. La aviación militar atacó por la tarde cuatro centros de emisión de radio y televisión de Eslovenia, cuya capital se encontraba aislada del exterior. Los aviones del Ejército federal también bombardearon diversos objetivos en el sur de la República. El mando esloveno anunció haber reconquistado los puestos fronterizos con Austria, que habían caído en manos del Ejército federal en los últimos días.

En Croacia, los grupos serbios armados en la región de Eslavonia reforzaron sus operaciones en lo que parece una acción coordinada para forzar una intervención masiva también en esta república.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS