Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fusión con Iberduero permite a Hidrola cubrir su 'agujero' de pensiones, cercano a los 85.000 Millones

Hidroeléctrica Española (Hidrola) someterá a la aprobación de sus accionistas la disposición de una reserva voluntaria para dotar un agujero cercano a 85.000 millones de pesetas, producto de las obligaciones contraídas por la sociedad en relación con el plan de pensiones. De esta forma, Hidrola pretende cubrir su agujero patrimonial, beneficiándose de las ventajas financieras que ofrece la fusión por absorción por parte de Iberduero.

La dotación no se realizará de una vez, pero la cantidad quedará afectada en el balance de la compañía, según fuentes financieras expertas en contabilidad y auditoría.Hidrola afronta el canje de acciones planteado por la OPA de Iberduero para la fusión de ambas compañías ajustando su balance de situación por esta cantidad destinada a la cobertura de pensiones. Además, el ajuste en el balance de Hidrola, a partir del cual la firma auditora Warburg sitúa el valor patrimonial de la compañía en 596.242 milones de pesetas, ha condicionado la relación de canje fijada.

El proceso de fusión Iberduero-Hidrola gozará de unas bonificaciones fiscales de 70.000 millones (el 35% de las plusvalías afloradas) siempre que H.l. Hólding separe los activos de distribución de los de generación, y Participe en los intercambios con el resto del sector, condiciones impuestas por el Ministerio de Industria. El recorte en el valor neto patrimonlal de Hidrola -cuyos términos no han sido comentados por la compañía, que se remite únicamente al informe de Warburg- se incrementa además con el montante de los costes no reconocidos en la moratoria nuclear (35.436 millones) y otros conceptos, hasta un total de 173.427 millones de pesetas.

Déficit patrimonial

En el octavo punto del orden del día de la junta general ordinaria de Hidrola del próximo día 25, el consejo de la sociedad propone que los accionistas ratifiquen la disponibilidad de reserva voluntaria. Dicha disponibilidad permitirá cubrir los déficits por pensiones aunque la dirección de Hidrola no ha aclarado este extremo pese a las reiteradas peticiones de este diario.Hidrola, compañía presidida por Íñigo Oriol, enjugaría ahora su déficit patrimonial y evitaría que H.l Hólding tuviera que hacerlo más adelante con el consiguiente impacto sobre su cuenta de resultados. Al cubrir sus déficits de pensiones por esta vía, Hidrola aplica el Plan General Contable dotando contra reservas las obligaciones atrasadas en materia de pensiones y no con cargo a beneficios, según el criterio que quiere aplicar el Ministerio de Economía y Hacienda para el conjunto del sector.

El Plan Contable, que está en vigor desde el 25 de julio de 1989, no fue aplicado por las compañías eléctricas al cierre del ejercicio de 1990 porque el sector, el Ministerio de Economía, el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) y Arthur Andersen constituyeron una comisión para estudiar la adaptación legal a la nueva situación. La cobertura de las pensiones para el conjunto del sector obligaría a una dotación global de medio billón de pesetas.

"Las compañías eléctricas quieren que la cobertura gradual de estos déficits de pensiones se pueda efectuar con repercusión sobre el marco tarifario, y de forma pactada con la Administración", según fuentes del ICAC. El Ministerio sin embargo piensa que debe hacerse con cargo a beneficios.

El plan de reequilibrio pactado entre el ICAC e Hidrola acepta que las doltaciones se efectúen de forma gradual y no de una sola vez, como indica en el Plan Contable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de junio de 1991

Más información

  • Las compañías eléctricas insisten en repercutir las jubilaciones sobre las tarifas