Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP barre con una abstención del 41%

José María Alvarez del Manzano es el nuevo alcalde de Madrid. El Partido Popular, con el actual primer teniente de alcalde, ha obtenido su mayor victoria política en la ciudad. También IU ha podido celebrar su triunfo al doblar su presencia en el municipio. Por el contrario, el PSOE ha sufrido su mayor derrota y CDS prácticamente ha desaparecido del mapa político madrileño. El triunfo del PP se produce en los comicios con menor participación de votantes (59%). En las elecciones autonómicas, pese a que PP ha sido el más votado, el socialista Joaquín Leguina necesita a IU para volver seguir gobernando.

El Partido Porpular ha sido el gran triunfador en Madrid. José María Alvarez del Manzano ya es el alcalde de Madrid, mientras que el candidato regional, Alberto Ruiz Gallardón, pese a ser el candidato más votado, volverá previsiblemente a la oposición, ya que un posible pacto PSOE-IU daría, por tercera vez, la presidencia regional al socialista Joaquín Leguina.Izquierda Unida ya ha adelantado que desvelará el próximo 8 de junio, día en que la coalición celebra su consejo político federal, la política de pactos. La Coalición acaricia puestos importantes en el Gobierno regional y está en situación de conseguirlos. Una vicepresidencia, una consejería tan fundamental como Política Territorial (Urbanismo y Vivienda) y la dirección general de Telemadrid sería un buen bocado para que Leguina pueda gobernar, por tercera vez, la Comunidad autónoma.

Buen tiempo, pocos votantes

Desde el primer momento, en Madrid se tenía la impresión de que el índice de abstención iba a ser muy fuerte. Todos los candidatos insistían, desde primeras horas de la mañana, en la importancia de votar. Pero el buen tiempo les jugó una mala pasada. El candidato del CDS a la alcaldía, José Ramón Lasuén, afirmaba a primera hora de ayer que "el buen tiempo va a redundar en tina menor afluencia de votantes y en una mayor abstención". El candidato socialista, Juan Barranco, esperaba recuperar la alcaldía "si los madrileños no se cortan y vienen a votar".

Esa abstención -del 41%- ha perjudicado fundamentalmente al PSOE, tal y como afirmaba Ana Tutor, ex delegada del Gobierno en Madrid y número dos de la lista municipal, quien declaraba que la poca participación de los madrileños en las votaciones era un importante factor: "Un dato determinante para el PSOE pero no decisivo". Más tarde reconocía que la abstención en algunos distritos de la capital considerados sus feudos, como Vicálvaro y Vallecas, "ha perjudicado al partido socialista".

Isabel Vilallonga, candidata de IU a la presidencia de la Comunidad de Madrid, creía que el incremento de la abstención se debía, entre otras circunstancias, "a las últimas prácticas políticas del PP y el PSOE, que votan dos veces", refiriéndose al escándalo de la votación en el Senado. Asimismo, explicó que la fecha festiva ha facilitado que muchos ciudadanos optaran por el sol y no acudieran a ejercer su derecho al voto.

Preocupación y caras serias en la sede del PSOE, algo que no había ocurrido desde que los socialistas llegaron al poder en 1982. "Absolutamentente felices por haber batido a Barranco y vencido claramente a Leguina", declaraba el presidente regional del PP, Luis Eduardo Cordés, en la sede del PP. Moderado optímismo en la de IU. Y mutismo absoluto en la del CDS.

Mientras, el todavía alcalde, el centrista Agustín Rodríguez Saliagún, seguía desde su despacho del Ayuntamimento los últimos resultados. Tras su renuncia a prescritarse a la reelección, la mayoría de los analistas dejaban al CDS bordeando el mínimo necesario para obtener representación pero nadie se imaginó que su partido obtuviera el peor resultado de la historia del Centro Democrático y Social en Madrid. Ni un solo concejal ni un solo diputado. Se quedaban en el camino al igual que otras 19 opciones municipales y 14 a la asamblea. El CDS se ha quedado a la altura de un Ruiz Mateos o un Nicolás Piñeiro.

Al PSOE le puede quedar el consuelo de seguir dominando el área metropolitana pese a que el PP también ahí le ha comido terreno.

Durante la campaña electoral todos los líderes políticos dieron la batalla en el tradicional cinturón rojo del sur de Madrid. Pero sus niunicipios no han carribiado de color. El PSOE conserva la rnayoría absoluta en Getafe, Fuenlabrada y Leganés y gana, con menos diferencia, en Alcorcón, Móstoles y Parla. En el corredor del Henares, los socialistas mantienen su corta ventaja y en el oeste rico siguen, como una isla, en Las Rozas.

El PP continúa mandando sin discusión en los márgenes de la carretera de La Cortina y avanza en el resto. IU se desinfla en Arganda y San Fernando pero vence en Coslada y Pinto. Para el CDS, una vez más la debacle. Su principal capital político, Alcorcón, Móstoles, Getafe y Fuenlabrada, le ha dado la espallda.

Lo prirnero que hizo Alvarez del Manzano cuando supo que ya era el alcalde de Madrid tras once años de perseguir ese sueño, fue llamar a Rodríguez Sahagún. No ha podido olvidar la frase enigmática del alcalde -"José María tengo que decirte algo que va a favorecerte"- días antes que el centrista renunciara a presentarse a la reelección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de mayo de 1991

Más información

  • Tres partidos se reparten la Asamblea de la Comunidad