LA JORNADA ELECTORAL

Gil y Gil arrasa en Marbella y logra la mayoría absoluta

La sorpresa electoral en Andalucía saltó en la capital de la Costa del Sol. El candidato del Grupo Independiente Liberal (GIL) y presidente del Atlético de Madrid, Jesús Gil, ha logrado la mayoría absoluta en la alcaldía marbellí superando al PSOE y barriendo del mapa político municipal a Izquierda Unida y al Partido Popular. Ambos grupos se quedan sin representación municipal. Gil ha logrado la mayoría absoluta con 19 concejales, por cuatro del PSOE y dos de la candidatura de los Independentistas de San Pedro Alcántara.En un tono sereno, Gil aseguró anoche que el pueblo de Marbella había captado su mensaje: "Yo puedo ser el único interlocutor válido para desarrollar ese gran proyecto de relanzar Marbella", dijo Gil, quien añadió: "El pueblo está cabreado y dijo basta".

Más información
La alcaldía de Sevilla, pendiente del pacto entre andalucistas y populares

La candidata socialista de Marbella, Isabel María García Marcos, reconoció una hora después de cerrarse los colegios el triunfo por mayoría absoluta de Gil y se limitó a calificar esta victoria de "tremenda". "Creo que va a desaparecer toda la inversión en Marbella y el pueblo será quien lo padezca, por mucho que yo reconozca que es soberano", indicó la candidata.

Cuatro meses le han bastado a Gil para erigirse en la esperanza de la mayoría de los ciudadanos de Marbella y conseguir arrasar como lo había anunciado en su presentación en sociedad. La mayoría alcanzada por Gil en Marbella supera en dos concejales a la obtenida por el PSOE hace ocho años. El presidente del Atlético de Madrid ha basado su campaña en prometer elevar la categoría de esta localidad malagueña de la que dijo estaba llena de "prostitutas, lesbianas y drogadictos". También se comprometió a construir 5.000 viviendas con una superficie de poco más de 30 metros cuadrados.

Marbella, gobernada hasta ahora en precario por los socialistas, ha soportado en los ocho últimos años las disputas internas de los partidos políticos.

La última corporación marbellí se inició con el gobierno socialista apoyado por el Partido Popular, pacto que no llegó a cumplir los dos primeros años, para dejar al PSOE en solitario. La renuncia del alcalde, Alfonso Cañas, por problemas de salud, dejaba a Francisco Parra con una herencia que no fue capaz de remontar. La unión de la oposición para arrebatarle la alcaldía a los socialistas tampoco fue posible hace un año, cuando el candidato a ocupar el sillón municipal, Andrés Cuevas, retiró a última hora su candidatura.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS