Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lucas gobernará a sus anchas

Los resultados de esta encuesta para Castilla y León pueden ser sorprendentes en el ámbito regional y también en el panorama municipal, con especial repercusión en la capital vallisoletana, en la que el socialista Tomás Rodríguez Bolaños, alcalde desde 1979, pierde la mayoría. El sondeo sorprenderá a los propios conservadores, que tienen en sus manos encuestas que les conceden mayoría de votos en todas las provincias, pero no la suficiente para que siendo mayoría puedan gobernar en solitario los próximos cuatro anos.Los socialistas ven desaparecer su Posibilidad de gobernar en coalición, idea con la que vienen trabajando durante toda la campaña electoral. Los datos desmontan también la teoría del mal candidato que muchos han querido ver con la designación como número uno del Partido Popular a la presidencia del Gobierno autónomo de Juan José Lucas, y confirman el fracaso del CDS, con un nuevo tropiezo que les quita nada más y nada menos que 14 procuradores en la Cámara autónomica en el mejor de los casos.

Izquierda Unida es otra de las grandes sorpresas electorales, al situar a tres o cuatro procuradores en las Cortes autonómicas, pero no conseguirá colocar al número uno de su lista, Antonio Herreros, que participa desde Valladolid en estas elecciones autonómicas.

En el ámbito municipal, la capital vallisoletana es el lugar donde las formaciones políticas están aplicando toda su artillería pesada. Unos resultados con un descenso de votos tan marcado para Tomás Rodríguez Bolaños, alcalde socialista desde la primera legislatura, vienen a dar la razón a los argumentos del Partido Popular, que sitúan a su candidato, Javier León de la Riva, en el sillón municipal en los próximos cuatro años, aún a pesar de contar con un oponente como Rodríguez Bolaños, presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias y con gran carisma en la ciudad.

Los datos del sondeo demuestran finalmente las tesis que el Partido Popular ha venido manteniendo en la región, considerada por José María Aznar como el buque insignia de su formación y en la que el líder de la derecha esp4ola se está volcando, antes incluso de iniciarse la campana electoral.

Los resultados provisionales demuestran también el error manifiesto de los centristas al apoyar hace dos años al entonces presidente de la Comunidad y colocar a dos de sus hombres en el Ejecutivo castellano-leonés. Un pacto de coalición de gobierno que en lo negativo avisó al CDS en las últimas elecciones europeas, confirmó la advertencia en las pasadas generales y les da la puntilla definitiva el día 26.

Mientras, León tiene por primera vez una mayoría conservadora en las autonómicas, lo que supone un cambio de voto en zonas mineras como Laciana y El Bierzo, que habitualmente han votado al PSOE. La huelga general del pasado jueves en esa provincia, apoyada incluso por el PP, puede entenderse así como una jugada que finalmente favorece a la derecha. Sin duda, son datos con los que las formaciones políticas de la región castellano-leonesa tienen que replantearse su estrategia para los próximos cuatro años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de mayo de 1991

Más información

  • Castilla y León