Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antonio Carrilero

Una vida dedicada a los colores de La Mancha

Antonio Carrilero es un pintor que nunca ha abandonado La Mancha. Los viñedos que rodean su pueblo natal de La Roda (Albacete), los almendros en flor, las amapolas, los lirios y el color de la luz sobre el áspero paisaje de la tierra manchega son los temas centrales de su pintura. La semana pasada, Antonio Carrilero tuvo que enfrentarse de nuevo a la inauguración de una exposición en Madrid, a la que asistió el ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez. "Lo paso fatal. Es como desnudarte ante el público. A mí me gustaría no aparecer por mis exposiciones, como hacía Picasso, pero, claro, yo no soy Picasso", dice resignado Carrilero, al que las alabanzas de Fernández Ordóñez casi consiguieron empañarle los ojos.Nacido en 1936, en plena guerra civil española, descubrió de niño la pintura a través de dos cuadros de Benjamín Palencia, manchego como él, que le causaron una enorme impresión y que le impulsaron a ir plasmando sus impresiones coloristas que encontraba constantemente en los campos de alrededor de La Roda, un pueblo de sólo 12.000 habitantes. Obligado por circunstancias familiares y económicas, Antonio Carrilero tuvo que compatibilizar hasta hace sólo 15 años la pintura con la gestión al frente de un negocio farmiliar.

La herencia de su relación con Benjamín Palencia, del que fue alumno -y ganador del primer premio de pintura de su ciudad natal en 1966-, con el que formó parte, entre otros, de la Escuela de Vallecas y del que reconoce que ha aprendido su entrega al color y su visión del paisaje, le pesa en cada momento. Con él descubrió la pintura, pero desea proclamar su propia personalidad sin renegar por ello del que fue su maestro.

Sus sueños y olores siguen estando en La Mancha, y por ello, de momento, Antonio Carrilero no tiene intención de abandonarla, aunque tampoco lo descarta. "Quizá me enriquecería", reflexiona. Pero allí le mantiene una poderosísima -y sencillísima- razón: "La Mancha es mi aire, es mi vida. Yo he pintado paisajes del Norte y ése no soy yo. Para pintar no hay que moverse, sólo hay que pintar lo que uno siente de verdad. Yo quiero plasmar ese recuerdo que tengo del olor de la mies al pisar. La magia de La Mancha consiste en que hay que inventársela, porque es una línea horizontal en la lejanía, donde la luz es distinta en cada momento. El horizonte de La Mancha nunca tiene la misma luz, y por eso tienes que inventarte el color".

Y para objetivar su sueño manchego, Antonio Carrilero, un hombre que dice que todo su carácter está reflejado en sus cuadros, recuerda al escritor Jean Cocteau, que exclamó al contemplar la inmensidad de los campos: "Por primera vez he visto el planeta".

La princesa Diana de Gales, esposa del príncipe Carlos de Inglaterra, ha anunciado su asistencia el próximo domingo en Londres al concierto de música organizado a beneficio de los retugíados kurdos. Los organizadores esperan recaudar con el espectáculo, que será retransmiti por todas las televisiones europeas, unos 17 millones de dólares (cerca de 1.800 millones de pesetas). En el corcierto, organizado bajo el nombre The Simple Truth, participarán, entre otros, Chris de Burgh, Sinead O'Connor, M.C. Hammer, Peter Gabriel, Rod Stewart, Paul Simon, Sting y el grupo New Kids on the Block.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de mayo de 1991

Más información

  • GENTE