Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solchaga ve graves dificultades para cumplir la promesa de financiar 400.000 viviendas.

Carlos Solchaga, ministro de Economía y Hacienda, declaró ayer en el Congreso que encuentra graves dificultades técnicas para que pueda cumplirse la promesa electoral socialista de financiar con bajos créditos un total de 400.000 viviendas en cuatro años. Solchaga coincidió con su colega Claudio Aranzadi, ministro de Industria, al afirmar que el Gobierno desconocía el documento. La banca también expresó su desconcierto ante un plan que exige créditos blandos por un importe de tres billones.

La promesa electoral, anunciada el lunes por el secretario de Organización del PSOE, Txiki Benegas, prevé la consecución de un gran acuerdo entre el Gobierno, bancos y caJas para que estas entidades aporten tres billones de pesetas en créditos baratos con un interés del 8/,) al 1 l'/o. La banca expuso ayer que veía todo tipo de dificultades para materializar un acuerdo en esa línea."Como ministro de Economía", señaló Solchaga, "sabía que el PSOE incorporaría en el programa algún tipo de ayuda para resolver el problema del acceso a la vivienda, pero todavía no he visto el papel, sólo he leído los titulares de prensa". Agregó que "un cambio de destino o una sustitución del coeficiente de inversión es imposible" como vía para financiar el paquete de viviendas. Este coeficiente es la cantidad que los bancos deben invertir en pagarés del Tesoro. Actualmente asciende a 1,7 billones anuales y desaparecerá el 1 de enero de 1993.

El ministro Solchaga afirmó que era posible subvencionar con los Presupuestos del Estado esa diferencia de tipos de interés "El Gobierno tendría que decidir cuáles son sus prioridades, pues si se quieren subsidíar los intereses habrá que dedicar menos dinero a otras cosas", añadió. La iniciativa de la dirección socialista es considerada, en este contexto, corno una provocación al equipo económico del Gobierno, que sostiene una línea liberaliza dora.

Este nuevo enfrentamiento entre el aparato del PSOE y el área económica del Gobierno ya tuvo algún precedente horas después de la presentación por parte de Benegas del plan de viviendas.

El martes pasado se preguntó al secretario de organización del PSOE si el Gobierno, y en concreto el equipo económico, tenía conocimiento del plan. "El Gobierno tiene conocimiento de ello", respondió. Solchaga precisaba ayer: "El Gobierno no ha estudiado ni se ha pronunciado sobre este tema, y, por tanto, no puedo garantizarlo, dado que el Gobierno sólo garantiza lo que dice".

Solchaga, además, aseguró que la Iniciativa del PSOE está en contra de lo que está haciendo en esta materia la Comunidad Europea dentro de la política de liberalización de mercados.

El Partido Popular ha exigido la presencia de Solchaga en el Parlamento la próxima semana para que explique cómo piensa desarrollar el Gobierno la promesa electoral socialista, que la oposición conservadora considera inviable.

Páginas 17 y 43

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de abril de 1991

Más información

  • Desconcierto en la banca ante un plan socialista que exige tres billones en créditos blandos