Seat elevará su endeudamiento a 200.000 millones para financiar su plan de inversiones hasta 1993

La empresa automovilística Seat solicitará hasta 1993 créditos por valor de unos 200.000 millones de pesetas para hacer frente a su plan de inversiones hasta el año 2000, cuyo importe asciende a 740.000 millones. Entre 1991 y, 1993, Seat Deberá afrontar el grueso de esas inversiones, por lo que ha hecho efectivos en marzo 26.000 millones de pesetas de la primera fase de una línea de crédito por valor de 100.000 millones que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) concedió el pasado mes de octubre.

Seat ya había hecho uso de los restantes 6.000 millones de la primera fase del préstamo en diciembre de 1990. Eberhard Müller, vicepresidente de Finanzas de Seat, ha declarado que la empresa tomará los 33.000 millones de la segunda fase a finales de este año o a principios del próximo, y los restantes 33.000 millones a lo largo de 1992, hasta completar los 100.000 millones. Para afrontar el resto de las inversiones, Seat recurrirá a créditos entre 1992 y 1993 por valor de otros 100.000 millones de pesetas. Seat apenas ha tenido que recurrir hasta ahora al endeudamiento externo para financiar su plan de inversiones, que ha representado hasta finales de 1990 en torno a 100.000 millones de pesetas. Pero la fuertes inversiones previstas hasta 1993 -cifradas en unos 300.000 millones de pesetas- hará inevitable acudir a la financiación externa.

Hasta ahora, Seat ha tenido el dinero suficiente para llevar a cabo sus inversiones. A principios de 1990, Seat poseía una liquidez de 80.000 millones de pesetas y un cash-flow (beneficios más amortizaciones) del ejercicio anterior de 19.000 millones. Además, amplió el capital, suscrito por Volkswagen, de 3.000 millones con prima de otros 33.000 millones.

La situación en 1991 es similar, ya que Seat tiene abundante liquidez para efectuar inversiones de entre 100,000 y 120.000 millones de pesetas. Bastará con las fondos sobrantes de 1990 y la primera fase del crédito del BEI, por valor de 32.000 millones, desembolsados entre diciembre de 1990 y este mes. Este préstamo debe amortizarse a 10 años, con un tipo de interés privilegiado.

Autofinanciación

Las inversiones en los próximos tres años tendrán un perfil atípico, ya que este tipo de operaciones suelen llevarse a cabo contando con una autofinanciación de en torno al 65% del capital. La autofinanciación se Seat, en cambio, se reducirá a entre el 35% y el 40% de la inversión. Pese a ello, Volkswagen no va a aportar fondos a las inversiones de Seat. Sólo colaborará en la negociación de créditos en las mejores condiciones posibles, según Müller.

La parte central del plan de Seat es la nueva planta de fabricación de Martorell (Barcelona), que costará 280.000 millones de pesetas y entrará en funcionamiento a finales del 1992. Seat va a invertir otros 210.000 millones de pesetas en la planta de la Zona Franca de Barcelona, 110.000 en la factoría de Landaben (Navarra) y 40.000 millones en la planta de fabricación de cajas de cambio de El Prat de Llobregat (BarceIona).

Paralelamente a la renovación total de las estructuras productivas y la tecnología, Seat se enfrentará en los próximos años a una renovación total de su gama de productos, que empezará en mayo con la presentación del modelo Toledo. Hasta 1995, Seat renovará por completo su gama, con nuevos sucesores a sus actuales modelos Marbella, Málaga, Ibiza y Terra.

La producción de la marca Seat el año pasado fue de 361.630 vehículos, un 31% más que en 1989. Las exportaciones representaron un 67,3% de la producción y un aumento del 14,1%. Las ventas en España se situaron en 117.950 coches, con una reducción del 13,2%. La producción de Volkswagen Polo, fabricados en Navarra, creció en un 14% y llegó a 143.750 unidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de abril de 1991.

Lo más visto en...

Top 50