Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUNDIALES DE ATLETISMO EN PISTA CUBIERTA

Jornada aceptable para los españoles

La jornada resultó aceptable para los españoles. Jose Luis González corrió con energía y clase su semifinal de los 3.000 metros. Había cierta preocupación por su condición después de una serie de malos resultados en las últimas reuniones. Sin embargo, se mantuvo siempre en cabeza junto al irlandés O'Mara.Fermín Cacho fijó su atención en los 1.500 en Mario Silva, un portugués fiable en las grandes competiciones. Silva no falla, aunque pocos le tengan por grande. Pero su senda siempre es buena. Cacho la siguió, incluso cuando el alemán Busch trató de revolucionar la carrera con un ataque largo. Sin apurarse, Cacho continuó junto a Silva. Quedaba el trámite de asegurarse un puesto entre los tres primeros. Cacho coincidió en el sprint con Silva y ambos se destacaron sin problemas. En la final será Morceli el hombre a seguir.

Cayetano Cornet tampoco tuvo problemas en su serie de los 400. Corrió con soltura y se recuperó con facilidad de un tropezón a falta de 125 para la meta. Luego viajó con el jamateano Morris en el último tramo para conseguir el acceso a las semifinales.

Sandra Myers corrió con cautela en su serie de los 400. Siempre tras la estela de la norteamericana Dixon, buscó la manera de conservar sus energías para las dos próximas carreras. Las eliminatorias confirmaron a Myers que la soviética Yerchenko será su principal adversaria. Aunque la derrotó en la reciente reunión de París, no está clara su supremacía. Y es que Yerchenko dio una gran sensación de fortaleza en su serie. Pero siempre queda la duda del gasto que hace cada cual en las eliminatorias. Myers confesó que no había perdido un gramo de energía, Esta reserva es necesaria en los 400, una prueba de gran dureza.

Tomás de Teresa consiguió con comodidad el acceso a las semifinales de los 800. Por contra, Luis Javier González falló de forma inesperada.

Mar Martínez empieza a emerger de la penumbra que ha rodeado siempre a las saltadoras españolas de altura. Pasó a la final con 1,87 metros, a un centímetro del récord nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de marzo de 1991