Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director de Tráfico quiere "incrementar al máximo" los controles de alcoholemia

El director general de Tráfico, Miguel María Muñoz, desea "incrementar al máximo" los controles de alcoholemia, a los conductores, aunque, en una entrevista concedida a la agencia Efe, precisa que el futuro reglamento de circulación no reducirá el índice de alcohol permitido para conducir.

Miguel María Muñoz considera que el consumo de alcohol es un "grave problema" para la seguridad vial, ya que aparece en casi la mitad de los accidentes que se producen en las carreteras españolas. Ésta es una idea "muy arraigada" en la Dirección General de Tráfico (DGT), según indica su responsable, "aunque no se tiene una constatación oficial, ya que en las estadísticas no se tiene en cuenta más que a las víctimas mortales y a la mayoría de los heridos en accidentes no se les realiza la prueba de la alcoholemia".El director general de Tráfico añade que este organismo piensa "incrementar al máximo" los controles de alcoholemia, racionalizando las horas y lugares en los que se realizan y dotando de más medios a la Guardia Civil y a las policías locales. No obstante, agrega que el futuro reglamento de la circulación no reducirá la actual tasa máxima por 0,8 gramos de alcohol por 1.000 centímetros cúbicos de sangre para pasar un control de alcoholemia.

Sobre la situación de la seguridad vial en España -país que ocupa uno de los primeros puestos en mortalidad en accidentes dentro de la Comunidad Europea-, el máximo responsable de la DGT afirma: "Podemos tener un razonable optimismo con vistas al futuro en el sentido de que dentro de un año y medio habrá una mejora sustancial de las carreteras y los conductores serán más prudentes".

Sanciones

El endurecimiento de las sanciones previsto en la ley de Seguridad Vial es para Miguel María Muñoz "fundamental", ya que "el conductor imprudente tiene que saber que su actitud le puede costar un disgusto". El director de Tráfico opina que la severidad del sistema de sanciones va dirigida a una minoría de conductores imprudentes, que cifró en "no más de un 13% o un l6%".A este respecto, añade que es necesario que se cree "un espacio europeo de la seguridad vial" con el que puedan perseguirse las infracciones cometidas en un país en el resto de la CE.

Muñoz puntualiza que la DGT propondrá que el futuro reglamento de circulación reduzca el límite de velocidad en núcleos urbanos a 50 kilómetros por hora, mientras que es posible que se suba en las autovías.

[Un total de 35 personas han fallecido en los 34 accidentes de tráfico graves registrados en las carreteras españolas desde las tres de la tarde del pasado viernes y hasta las ocho de la tarde de ayer, según datos de Tráfico citados por la agencia Efe. Otras 27 personas resultaron heridas graves y 12 más, leves].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 1991