Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

La guerra muestra a las claras la división entre las autoridades iraníes

La guerra del Golfo pone de relieve, una vez más, las dos tendencias que dividen a las autoridades iraníes. En tanto que la Asociación de Religiosos Combatientes llamó ayer a atentar contra los intereses norteamericanos e israelíes en todo el mundo, el diario Tehran Times urgía a Sadam Husein a renunciar a sus ambiciones sobre Kuwait antes de que su país sea destruido.Nadie cuestiona en la República Islámica la necesidad de que las fuerzas extranjeras se retiren cuanto antes de la región. Sin embargo, se advierte una clara diferencia en los aspectos sobre los que insisten radicales y moderados. Para los primeros, de los que es un claro exponente la asociación, el principal problema es Estados Unidos, al que atribuyen el objetivo "de oponerse a la gran revolución islámica, que ha infligido golpes irreparables a su prestigio".

Para los segundos, la responsabilidad de esa situación recae sobre Sadam por haberse empecinado en permanecer en el emirato. A pesar del triunfo que supuso la obtención de la presidencia por Alí Akbar Hachemí Rafsanyani para este grupo más pragmático, los más rigoristas continúan siendo mayoritarios en el Parlamento. Desde el comienzo de la crisis, Rafsanyani ha logrado contenerles, pero la situación puede variar ahora si de algún modo Estados Unidos se extralimita con Irak.

"Cuando la crisis de Kuwait haya acabado y el Gobierno iraquí haya sido depuesto, Estados Unidos no dejará tranquilas ni a Irán ni a las otras naciones de la región", asegura la asociación! Por ello pide "a todos los revolucionarios que estén dispuestos al sacrificio" que ataquen, en todo el mundo, "los Intereses del criminal Estados Unidos y del usurpador Israel".

Por otra parte, el presidente sirio, Hafez el Asad, expresó ayer su deseo de que el régimen iraquí "no cometa nuevos errores". En sus primeros comentarios públicos tras el inicio de la ofensiva terrestre, Asad se mostró entristecido por estos sucesos que "dañan a los árabes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de febrero de 1991