Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno Suárez tuvo información previa sobre cuatro tramas golpistas

El vicepresidente para Asuntos de la Defensa del Gobierno de Adolfo Suárez, el teniente general Manuel Gutiérrez Mellado, advirtió implícitamente a los miembros del Gabinete sobre la posibilidad de un golpe de Estado en la antesala del penúltimo Consejo de Ministros. Gutiérrez Mellado blandió una revista ultra de la época y, les instó severamente a poner fin a las maniobras que amenazaban con provocar la ruptura de la UCD. La alocución del vicepresidente, pronunciada en un tono de arenga, finalizó con una frase premonitoria: "Y si no, sepan ustedes que esto puede irse a la mierda' . Los ministros quedaron sobrecogidos, pero no lo suficiente como para conseguir frenar en vísperas del congreso de UCD en Palma de Mallorca la dinámica de ruptura interna. Aunque el Consejo de Ministros de UCD no debatió medidas contra la involución en los meses que precedieron al 23-F, determinados servicios secretos informaron al Gobierno en noviembre de 1980 -tres meses antes de la intentona- sobre cuatro proyectos golpistas en fase embrionaria que coincidían en el propósito de provocar la dimisión de Adolfo Suárez. ,Uno de estos proyectos, denominado Operación Cívico-militar, es el que guarda mayor similitud con el intento golpista del 23-F, aunque éste contó en su ejecución con jefes que aparecían involucrados en otras tres tramas estrictamente militares. Los documentos de que dispone este periódico han sido extraídos del archivo de un ministro de la época. El primer plan exclusivamente militar era atribuido a "grupitos de tenientes generales y capitanes generales". El segundo, llamado de "los coroneles" por el empleo que tenía la mayoría de los implicados, estaba proyectado para culminar en un golpe de' Estado un año y medio o dos años más tarde, en la perspectiva de que tanto la UCD como el PSOE hubieran fracasado a los ojos de buena parte de la opinión pública española. En el informe se subraya que los coroneles no tienen convicciones monárquicas y que su acción podría ser "imparable", dada la preparación profesional de los implicados. El tercer grupo golpista recibe la denominación de Ios espontáneos", en el que estaría el teniente coronel Antonio Tejero.

Páginas 22 y 23

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de febrero de 1991

Más información

  • INVESTIGACIÓN / 10 AÑOS DESPUÉS DEL 23F