Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anguita reconoce que las relaciones entre IU y el Gobierno atraviesan su peor momento

El coordinador general de Izquierda Unida (IU), Julio Anguita, reconoció ayer que en este momento no existe ninguna vía para mejorar las deterioradas relaciones entre el Gobierno y su partido, que atraviesan uno de sus peores momentos. Anguita, excluido de las últimas conversaciones entre Felipe González y los representantes de la oposición para tratar de la evolución de la guerra del Golfo, aseguró que las declaraciones del ministro de Defensa, Narcís Serra, en las que ha acusado a IU de "minar las bases del Estado de derecho" por apoyar a los marineros que han desertado (le su misión en el Golfo, han enfriado aún más los contactos entre esta formación política y el Ejecutivo.

Julio Anguita realizó estas declaraciones tras conocer por sus colaboradores las acusaciones vertidas contra su formación por el ministro Serra en una entrevista emitida por TVE en la noche del lunes. Serra se refirió en términos de extraordinaria dureza a IU, a la que acusó de ser la protagonista de "un fenómeno de enorme gravedad política al haber apoyado la deserción, tipificada como delito en todos los países democráticos". El titular de Defensa dibujó asimismo las consecuencias de este apoyo afirmando que "va a suponer una quiebra de la confianza [del Gobierno] en esta opción, que no estoy seguro que pueda resolverse en el futuro".Anguita negó ayer que su grupo esté realizando llamamientos a la deserción: "Lo único que hacemos es ofrecer nuestro apoyo a aquellas personas que optan por otra decisión en base a lo que les dicta su conciencia. Esto mismo lo venimos manteniendo desde hace años al mostrarnos partidarios de la objeción de conciencia y de la objeción sobrevenida".

El portavoz de IU en el Congreso, Nicolás Sartorius, va a someter a la presidencia de la coalición la posibilidad de presentar una querella contra Serra, a quien acusó de practicar "el petardismo político" y de mentir descaradamente" en su intervención televisiva, informa Anabel Diez.

"Si nos está acusando de la comisión de un delito entonces veremos", dijo Sartorius, quien se mostró muy tajante en sus declaraciones contra la deserción. Sartorius diferenció la actuación de Izquierda Unida como organización política y las declaraciones a título personal de alguno de sus miembros abogados, que haya podido ofrecer asistencia letrada a desertores e insumisos. "Izquierda Unida acata la legalidad aunque quiera transformarla como organización ni apoyamos ni apoyaremos la deserción o la insumisión", añadió.

Horas después de estas declaraciones, el Grupo Parlamentario de IU emitió una nota oficial para convocar hoy una conferencia de prensa a la que asistirán el diputado Antonio Romero y el dirigente del PCE Francisco Palero, junto con representantes de la Oficina del Defensor del Soldado y de la Asociación de Objetores de Conciencia. La nota señala: "Se dará a conocer el protocolo de colaboración por el que estas tres organizaciones se comprometen a coordinarse para prestar ayuda a los objetores".

Estafa política

Anguita acusó a Serra de no tener autoridad moral para criticar la postura de IU, "puesto que él mismo, y su Gobierno son los responsables de la mayor estafa política a los españoles, a los que se ha mentido con astucia respecto a los temas militares desde el referéndum de la OTAN".

Por su parte, un portavoz de Defensa matizó ayer las palabras de Serra al declarar "quebrada" la confianza del Ejecutivo en IU. "Serra habló más como diputado que como ministro. La confianza que se ha roto es la política, y ello no supone que se vayan a resentir las relaciones normales entre el Gabinete y esa formación", añadió este portavoz.

Anguita negó que las relaciones con el Gobierno sean "las normales". "No creo siquiera que existan, puesto que el único contacto que he tenido con el presidente ha sido la entrevista que l¿ pedí antes del inicio de la guerra y a una llamada antes del primer bombardeo sobre Bagdad", manifestó.

El máximo dirigente de IU ha sido excluido de la ronda telefónica mantenida por González con los líderes de la oposición para informarles de la última hora del conflicto del Golfo. Anguita califica esta exclusión como "una falta de cortesía y un gesto de torpeza política para con la tercera fuerza de este país".

El coordinador de IU no cree que el silencio de González responda a ninguna estrategia, "aunque lo que sí puede ocurrir es que el presidente utilice estas conversaciones con los dirigentes de la oposición para hacerles confidencias sobre sus verdaderas intenciones en la guerra, y haya decidido no llamarme al imaginarse que yo no voy a callarme estos secretos", dijo.

Anguita se mostró categórico al calificar el estado de sus relaciones con el Gobierno. "No soy de los que miden la profundidad del foso cada día, pero las diferencias son tan grandes que no se puede hablar de la posibilidad de una mejora" Anguita rechazó la hipótesis de que IU pueda dar algún paso para paliar esta situación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de enero de 1991

Más información

  • La coalición, indignada por las acusaciones de Serra de incitar a la deserción