Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un magistrado propone que se destituya al juez "cuando es malo"

Medio centenar de magistrados -en su mayor parte presidentes y miembros de salas de gobierno de los 17 tribunales superiores de justicia- iniciaron ayer un Seminario sobre Política de Formación Judicial organizado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), cuyo presidente, Pascual Sala, lo clausurará mañana. El magistrado de Murcia Nicolás Maurandi pidió que se establezca "no sólo cómo se entra en la carrera judicial, sino también cómo se sale de ella cuando el juez es malo", señaló.Maurandi, de la asociación Jueces para la Democracia, propuso que la inspección del CGPJ examine "la calidad de la justicia que se imparte, de modo que este examen tenga transcendencia sobre la promoción del juez y sobre la salida de la carrera", dijo, "por vía disciplinaria". Otro magistrado del mismo colectivo, Claudío Movilla, presidente del tribunal superior de Cantabria, avaló que la inspección no se limite a la estadística, sino que realice una evaluación acorde con la responsabilidad exigible a los jueces, quienes -"no pueden permanecer eternamente legitimados por su inicial selección".

Desde la Asociación Profesional de la Magistratura, José Manuel Maza y Antoril o Romero estimaron que la selección de los jueces es la clave y propusieron una mayor participación del CGPJ en su reclutamiento. José Mateo, presidente del tribunal superior de Canarias, estimó peligroso que la inspección se decante hacia el aspecto disciplinario y resaltó las virtudes de la oposición y el papel del Centro de Estudios Judiciales. En declaraciones a este periódico, Mateo calificó de "egoísta" la defensa de que se simultaneen los cursos de jueces y fiscales, que conduce a incrementar el número de vacantes, que en Canarias son ahora 19 del total de 27 plazas judiciales de acceso a la carrera.

El modelo de juez

Movilla planteó que una adecuada formación judicial debe partir del modelo de juez que necesita la sociedad española de finales del siglo XX, en el sentido de optar por "un juez aplicador de la ley o aplicador del derecho". Gonzalo Moliner, de Valencia, apoyó a Manuela Carmena, de Madrid, en su defensa del juez adjunto, que es asesorado por el veterano en el oficio de juez.Por su parte, Clemente Auger, presidente del tribunal superior de Madrid, recordó que no es separable la formación de la selección, porque no se puede eludir que el Centro de Estudios Judiciales complementa la oposición de ingreso en la carrera. Juan Alberto Belloch, vocal del CGPJ organizador del seminario, puntualizó que ningún tema es intocable y que el Consejo desea "no limitar la imaginación y no circunscribirse a lo que establece la legislación vigente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de enero de 1991