_
_
_
_

Cruz Roja cierra su hospital psiquiátrico infantil, único que ofrecía en Madrid tratamiento integral

"¿Qué va a pasar ahora con nuestros hijos?". Ésta es la pregunta que se hacen los padres de los 15 niños con patologías psiquiátricas graves que hasta ayer eran tratados en el hospital de día psiquiátrico infantil de la Cruz Roja. Este servicio, único que ofrece un tratamiento integral en toda la Comunidad de Madrid, desaparece a raíz de la rernodelación de los centros de esta institución. Ni el hospital central de Reina Victoria, destinado a geriatría y cirugía menor, ni el de Getafe acogerán el hospital de día. La pelota ha pasado por distintos tejados de la Cruz Roja: de la Asamblea Suprema a la Provincial. Padres y equipo terapéutico temen por las consecuencias que pueda tener para estos niños el quedar desatendidos.Los niñosque acudían a diario a este hospital están entre los tres y los siete años. Este servicio, creado en 1982, pero inaugurado oficialmente en 1985, ha estado ofreciendo atención integral a niños con trastornos emocionales severos, y sus padres destacan los avances vividos por sus hijos.

Página 3

Los padres de los pacientes del centro de la Cruz Roja piden su continuidad

Viene de la página 1

"Mi hijo antes no hablaba nada y se hacía caca; ahora, aunque mal, dice cosas, no se hace caca y se relaciona más", comenta María José Palacios, madre de uno de los niños del Hospital de Día Psiquiátrico Infantil de la Cruz Roja, cerrado desde hoy. Juan Raído, padre de Álvaro, un niño de cuatro años que acude al hospital desde hace dos, también ha notado una mejoría en su hijo, aquejado de lo que los psiquiatras llaman problemas de vínculo.

Todos los padres reivindican la continuidad de este servicio. "El problema es que no hay nada similar en toda la Comunidad de Madrid y que nuestros hijos no están preparados todavía para acudir a la escuela, ni siquiera a las de integración, afirma preocupada María José. La misma inquietud aqueja al resto de las familias de los 11 niños que reciben un tratamiento integral de cuatro horas diarias y de los cuatro que participan en actividades terapéuticas puntuales.

"Los chavales con los que trabajamos padecen trastornos emocionales severos que, si no se tratan, pueden estancar su desarrollo emocional y cognitivo", afirma Marta Peral, psiquiatra del Hospital de Día.

El 31 de diciembre las dos educadoras encargadas de los niños recibían una carta de despido. "Como todos los años por esas fechas, pero esta vez de una manera definitiva", dice Goya, una de las dos maestras.

El 8 de enero los padres se reunieron con representantes de la Asamblea Suprema de la Cruz Roja y el 9 de enero con miembros de la Asamblea Provincial. "Pero ninguno nos ha solucionado la situación, y ayer, día 10 de enero, nuestros hijos acudieron a lo que será su última sesión terapéutica", afirma Juan Raído, presente en ambas reuniones.

"Hace dos años también pretendieron el cierre, pero los padres escribieron una carta a la Reina, que inauguró oficialmente el centro en 1985, y el servicio siguió adelante; por eso hemos vuelto a escribirle en esta ocasión", asegura Juan Raído. Enviarán otra misiva al Defensor del Pueblo. "Tocaremos los palos que sean necesarios porque nuestros hijos, que han ido superando lentamente sus problemas, no pueden quedarse colgados ahora".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_