_
_
_
_

Esperar la libertad

Debemos hacer una pausa y recordar al grupo de seis americanos y a sus compañeros de otros países que todavía son rehenes en Líbano. La suya es una situación increíblemente dolorosa y solitaria, todavía más acentuada por el hecho de que en los pasados meses, por lo menos, ha llegado una cierta mejora y calma a la escena política libanesa. A pesar de las luchas en Líbano para conseguir una vida nacional nueva, la penosa experiencia de los rehenes continúa.(...) Circulan varias teorías políticas acerca de cuál es la combinación de presiones, maniobras e incentivos mejor calculados para liberar a los rehenes. La escuela que disfruta de más partidarios es la que lidera el presidente George Bush, quien decidió no hacer un objetivo primordial de su preocupación por los miles de americanos y otros rehenes que fueron capturados en Kuwait. En el Golfo funcionó, o, por lo menos, es uno de los pocos factores que han funcionado: los rehenes kuwaitíes están libres. (...) Ahora, la sabiduría convencional dice que su liberación está ligada a los sucesos que se derivan de la invasión de Kuwait por Irak. (...) Mientras los engranajes de la política giran, otros americanos tienen una obligación moral consigo mismos. La mujer de Robert Polhill, rehén liberado después de 39 meses de cautiverio, fue quien mejor lo expresó: "Soy feliz al ver que Robert no fue olvidado", dijo cuando llegó a casa. "La memoria es importante".

26 de diciembre

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_