_
_
_
_
_

La cooperativa de viviendas Pablo Iglesias acuerda autodisolverse

La asamblea general de la cooperativa de viviendas Pablo Iglesias de Getafe acordó ayer la disolución de la entidad, que había sido intervenida por el Ministerio de Trabajo el pasado 23 de octubre. Sobre la cooperativa pesa una deuda de 230 millones de pesetas con la empresa constructura Contractor.

Los problemas llegaron a la sociedad, que fue promovida por militantes socialistas y ugetistas, en 1985, cuando la empresa Contractor denunció a la sociedad por el impago de 176 millones de pesetas, que ahora, con los intereses y las costas del juicio, se han convertido en 230 millones.

En los tres últimos años, según los cooperativistas, nadie se había hecho cargo de la administración de la entidad. Sobre las 172 viviendas del sector 3 de Getafe pesaba, además, una orden de embargo preventivo decretada contra 172 viviendas por el Juzgado de Primera Instancia número 31 de Madrid.

Finalmente, el Ministerio de Trabajo ordenó la intervención temporal a instancias de varios socios y del Ayuntamiento de Getafe y ante la falta de actividad económica y societaria. El director general de Cooperativas, Ramón Salabert, afirmó hace un año que la mejor solución al conflicto pasaba por liquidar la entidad y pagar a los deudores. Tres socios llevarán ahora a cabo el proceso de liquidación de la cooperativa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_