El Ejército provoca una matanza de campesinos indígenas en Guatemala

Soldados del Ejército guatemalteco perpetraron una matanza de campesinos indígenas al disparar indiscriminadamente, la noche del pasado sábado, contra una multitud desarmada en la localidad de Santiago Atitlán, a 190 kilómetros al noroeste de la capital. Aunque las primeras versiones dieron la cifra de 11 muertos, informaciones posteriores elevaron el número de fallecidos a 24.

"No tengo palabras para describir lo que ha ocurrido en Santiago, ya que de nuevo se da el triste caso de una matanza de indígenas a manos, aparentemente, de soldados que han disparado en contra de cientos de personas, entre ellos varios niños", declaró el procurador de los derechos humanos de Guatemala, Ramiro de León Carpio.En el incidente, ocurrido en la madrugada del pasado domingo, resultaron heridos de bala 20 campesinos más, puntualizó De León Carpio, quien realizó una intensa actividad mediadora para impedir que cerca de 15.000 enardecidos vecinos intentaran atacar con piedras y machetes el destacamento militar de Santiago Atitlán.

Detención ilegal

Los sucesos comenzaron cuando un grupo de hombres, a quienes la población señala como vinculados al Ejército, intentó detener ilegalmente a un vecino de la localidad, acción que fue impedida por los pobladores. En el forcejeo una persona resultó herida de bala.Como consecuencia de esta acción, un grupo de más de 3.000 vecinos, convocados por toques de campanas, se dirigieron hacia el destacamento militar, situado a unos cuatro kilómetros de la población, para exigir el esclarecimiento del incidente y el castigo a los culpables.

Según el procurador, los vecinos aseguran que su marcha era pacífica y sin armas, hasta el punto de que llevaban improvisadas banderas blancas.

El nerviosismo que prima entre los soldados, destacados en una zona de intensa actividad guerrillera, hizo que los militares abrieran fuego contra la multitud.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Enrique Rodiles, jefe de los bomberos de Sololá, localidad vecina, afirmó: "Esto ha sido una matanza, porque ninguno de los indígenas estaba armado", y añadió que el número de muertos podría ser más elevado de lo apuntado, ya que hay numerosas personas desaparecidas y existen testimonios de que "varios muertos fueron escondidos por los soldados".

El Ejército, a través de un portavoz, dio la cifra de 10 muertos en "el incidente trágico y lamentable", y agregó que no disponía de detalles de los hechos, por lo que estaba a la espera del resultado de la investigación.

Petición al presidente

A lo largo de la mañana del domingo, cerca de 15.000 vecinos, de una población de 40.000, firmaron un documento dirigido al presidente de la República, Vinicio Cerezo, y al ministro de Defensa exigiendo la retirada inmediata de la guarnición militar en Santiago Atitlán y del destacamento de la policía, acusado de múltiples abusos y violaciones a los derechos humanos.El documento pide, asimismo, una completa investigación de lo sucedido y el castigo de los culpables de la matanza. El procurador de los derechos humanos entregó en la mañana de ayer el documento a las autoridades competentes.

La localidad de Santiago Atitlán, en el altiplano guatemalteco, está habitada por varios cientos de familias indígenas, que en su gran mayoría sólo hablan la lengua maya. Este departamento cuenta con una fuerte presencia militar y con la actuación de los grupos insurgentes Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP) y Organización del Pueblo en Armas (ORPA).

En 1979 se produjo otra matanza de características similares a la del sábado pasado, cuando el Ejército disparó contra la multitud que se dirigía al cuartel de la localidad de Panzós, en el Quiché. Unos 120 campesinos resultaron muertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 03 de diciembre de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50