La incertidumbre económica y la crisis del Golfo amenazan a los republicanos de EE UU

Millones de norteamericanos acuden hoy a las urnas para designar miles de cargos electivos, desde senadores hasta sheriffs de condado, en unas elecciones dominadas por la incertidumbre sobre la economía y el conflicto del Golfo, que convierten los comicios en un referéndum sobre la política del actual titular de la, Casa Blanca, el republicano George Bush.

Tradicionalmente, el partido del Gobierno suele ser vapuleado en lo que en EE UU se conoce como las elecciones de medio mandato o mid-term elections, los comicios legislativos, estatales y municipales que se celebran a la mitad del término de cada mandato presidencial, constitucionalmente establecido en cuatro años. La incógnita de hoy es la extensión de ese vapuleo.Curándose en salud, la Casa Blanca ha intentado a lo largo del último fin de semana minimizar las posibles pérdidas republicanas en la Cámara de Representantes y en las gobernadurías de los Estados recordando la tradición política del país.

El jefe de gabinete de Bush John Sununu, predijo que las pérdidas del Partido República no en la Cámara baja no ascenderían "a más de ocho representantes, con un margen de error de más o menos cuatro escaños". Sin embargo, Sununu expresó su esperanza de que en el Senado los republicanos mantendrían sus actuales escaños, con una pérdida, en el peor de los casos, de sólo un senador.

Desde 1934, después de los primeros dos años de presidencia de Franklin Delano Reos(,-velt, el partido del presidente titular de la Casa Blanca ha perdido una media de 28 escaños en"ia Cámara baja y de seis en la alta. En la actualidad, los demócratas tienen 258 escaños en la Cámara de Representantes, por 175 losrepublicanos, mientras que en el Senado la oposición cuenta con 55 de los 100 senadores.En las elecciones de hoy, que se celebran, como las presidenciales y de acuerdo con el mandato constitucional, el primer martes después del primer domingo de noviembre, están en liza la totalidad de los.435 escaños de la Cámara de Representantes, 34 de las 100 senadurías, 36 de las 50 gobernadurías de los Estados, un número igual de legislaturas estatales -cada Estado reproduce a su nivel el sistema legislativo bicameral vigente en el Congreso de Washington-, además de miles de funcionarios municipales, policiales y judiciales a nivel de condado (el equivalente de la provincia española).

Alcaldía de Washington

'Entre los cargos en litigio se encuentra la alcaldía de Washington, donde se considera casi segura la elección de la candidata demócrata Sharon Pratt Dixon después de que el titular, Marion Barry, anunciara su retirada poco después de ser detenido y juzgado por posesión de drogas. Barry, que ha apelado su conde na de seis meses de cárcel, se presenta a concejal.El presidente Bush, cuya po pularidad se ha estabilizado en torno a los 56 puntos, después de una caída vertical de 20 enteros como consecuencia de sus continuos cambios de opinión en el tema de la subida de impuestos, ha intentado en los últimos días de campaña limitar el efecto adverso de las encuestas en las candidaturas republicanas y ha multiplicado sus comparecencias electorales por todo el país.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Después de recorrer incansablemente el viernes y el sábado el Estado de California en apoyo del candidato republicano a gobernador -el hasta ahora senador Pete Wilson, que disputa una batalla codo a codo con la candidata demócrata, la ex alcaldesa de San Francisco Diana Feinstein-, Bush decidió dedicar los dos últimos días de campaña a recorrer su Estado adoptivo de Tejas para tratar de cambiar la curva descendente en las encuestas del candidato de su partido Clayton Williams, uno de los personajes más controvertidos de estas elecciones.

Williams, un ranchero y petrolero millonario cuyo ídolo es John Wayne, comenzó la campaña con unas encuestas favorables de 17 puntos sobre su contrincante demócrata, la tesorera del Estado, Ann Richards. Sus continuos ataques a los pasados problemas alcohólicos de Richards, junto con una serie de increíbles declaraciones en las que comparó las violaciones con el mal tiempo -"si son inevitables, relájate y goza"-, han reducido a cero su ventaja inicial, aunque, sin embargo, como reconoció un analista local, "en Tejas todo es posible, hasta que Williams sea gobernador del Estado".

A pesar de que la atención de Washington se centra en los resultados de las elecciones a las dos cámaras del Congreso de Washington, la lucha por las gobernadurías es igualmente importante a efectos del control del Congreso en 1992, año en que George Bush se tendrá que presentar a la reelección. De los gobernadores depende el nuevo diseño del mapa electoral, que estará basado en el censo de 1990 y que puede hacer bascular el voto hacia uno u otro partido, según sea lit redistribución de distritos electorales de acuerdo con el movimiento demográfico.

Pesimismo nacional

Según numerosos analistas políticos, dos son los denominadores comunes en estos comicios: el pesimismo nacional sobre la situación económica y la incertidumbre sobre si habrá guerra en el Golfo y el rechazo del electorado hacia los políticos profesionales.El Estado de Oregón es un ejemplo de este rechazo. Por primera. vez en este Estado, el senador republicano Mark Hatfield, un veterano con 24 años en el Senade., cuya posición parecía imbatible, se ha visto obligado a hacer Campaña como un principiante ante el ascenso irresistible en las encuestas de su contrincante, un negociante local sin experiencia política.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS