'Imágenes perdidas' rescata para TVE el cine mudo español hasta la guerra civil

Rescatar el cine mudo español, sacarlo del olvido y recuperar películas perdidas o que se hallan en malas condiciones en colecciones privadas son los principales objetivos de la serie Imágenes perdidas, puesta en marcha gracias a un acuerdo entre TVE y la Filmoteca Nacional. La serie, dirigida por el periodista Vicente Romero, constará de 13 capítulos de 25 minutos de duración. Los dos primeros fueron proyectados en la Semana Internacional de Cine de Valladolid. El trabajo será proyectado por TVE a finales de 1991 o principios de 1992.

La idea de hacer Imágenes perdidas surgió al descubrir en Benissa (Alicante) numerosas cintas de cine mudo español que se creían perdidas.La noticia dio lugar a un programa de Informe semanal, y más tarde a un reportaje realizado por Equipo de investigación. "Vimos que el asunto daba para mucho más y nos marcamos la meta de recuperar todo el cine mudo que pudiéramos", señala Vicente Romero, quien cree que "lo más importante de este esfuerzo será el legado final, las películas catalogadas y pasadas a vídeo".La búsqueda de material a cargo de Josefina Martínez, Medardo Amor y Pilar Fernández, ha dado lugar a anécdotas curiosas como el descubrimiento en Uruguay de los filmes La máscara negra, La Dolores y Carmen o la hija del bandido; el hallazgo de un rollo de El médico a palos, que estaba archivado como "drama español de época", o la aparición de Malvaloca y El patio de los naranjos, que se hallaban en poder del nieto del productor y que las ofreció a TVE.

La Romerito, al teléfono

Los primeros capítulos están dedicados a la historia del cine mudo y a las españoladas. Otros versarán sobre la magia del cine, la ausencia en estos filmes de los acontecimientos políticos de la época, las estrellas, los directores, la moral (con imágenes del cine pornográfico de entonces), la llegada del sonoro, el cine histórico o algo tan paradójico como el cine para cantar, o sea, la filmación de zarzuelas que no se oían.

Uno de los problemas con que ha topado el equipo de Imágenes perdidas es la ausencia de muchos de los protagonistas. "Queríamos contar con todos, pero muchos han fallecido. Concha Piquer no desea que la entrevistemos, con Agustín Mascaroli tuvimos que grabar cuatro veces porque no siempre estaba lúcido, todavía no hemos conseguido que La Romerito se ponga al teléfono", se lamenta Vicente Romero.

Medardo Amor, que abandonó la Filmoteca para esta tarea, y Romero hacen un llamamiento a todas las personas que conservan cintas del cine español rodadas entre 1896 y 1930 para que las pongan a su disposición y poder así pasarlas a vídeo, catalogarlas y evitar su deterioro o destrucción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de octubre de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50