Cautela de la Comisión sobre el futuro de la Unión Soviética

"El presidente Jacques Delors deshoja la margarita y mantiene una actitud de prudencia y cautela sobre el futuro político de la URSS", manifestó ayer un alto funcionario de la Comisión Europea. La ayuda comunitaria a la URSS fue abordada ayer por los Doce en Roma a través de un simple informe oral de Delors. Para el primer ministro italiano, Giulio Andreotti, las modalidades concretas "podrán ser definidas en la cumbre de diciembre sobre la base de* la propuesta que aportará la Comisión".El 26 de junio, en la cumbre de Dublín, los jefes de Estado y de Gobierno condicionaron a la realización de un estudio concreto la concesión a la URSS de "créditos a corto plazo y el apoyo a largo plazo de la reforma estructural". También está sometida a negociación la propuesta holandesa de crear "una red europea de la energía". Ahora, la prioridad es el desabastecimiento alimentario, que "puede obligar a una migración en masa de las poblaciones de la URSS en busca de víveres", según una fuente comunitaria. Como salida de urgencia se baraja una ayuda humanitaria.

Más información

"Las consultas continúan y la Comisión Europea mantiene casi una misión permanente en Moscú", declaró un responsable de las negociaciones, para quien, a pesar de la cooperación de las autoridades de la URSS, faltan datos fiables para hacer una evaluación de la economía soviética.

El retraso en la aprobación del programa de reformas económicas (fue adoptado hace una semana, mes y medio después de lo previsto) ha impedido "un juicio crítico del mismo", aunque la impresión es que "las medidas son más comprometidas de lo que se ha publicado". Por último, "los soviéticos no han terminado de hacer su tratado de la Unión y la CE no sabe con quién tendrá que negociar de aquí a tres meses".

El campo más prometedor para la cooperación es el de la energía, y de la cumbre puede salir una declaración a favor de "una estrategia energética a escala paneuropea". En cuanto a los dos billones de pesetas adelantados hace meses como montante de la posible ayuda de la CE, "se trata de una cifra aleatoria".

Cualquier acuerdo deberá esperar al menos hasta la cuinbre de diciembre, y estará abierto a la participación de Estados Unidos y otros países. La presidencia italiana había esbozado un plan en cuatro fases que incluía un crédito de 5.000 millones de dólares para la estabilización monetaria y un plan de ayuda a la balanza de pagos durante tres o cuatro años. La tercera parte del programa sería el acuerdo energético que propone Holanda.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Junto a las necesidades de la URSS, los Doce estudiaron las dificultades financieras a las que se enfrentan los países del Este a causa de la crisis del petróleo y de los pagos en divisas fuertes y a precios de mercado que comenzarán a regir en enero en el seno del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME). Contando las posibles ayudas del Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y banca privada, el déficit financiero en 1991 será de 8.000 millones de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 27 de octubre de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50