La Plataforma Democrática Cubana presenta su proyecto de transición política

La denominada Plataforma Democrática Cubana (PDC) se presentó ayer en Madrid como organización de oposición al régimen comunista de Fidel Castro. La nueva organización pretende una transición democrática similar a la de los países del Este, basada en la no violencia, la reconciliación nacional y el rechazo al revanchismo.La nueva plataforma se presentó simultáneamente en Madrid, Caracas y Miami, como una organización pluralista integrada por socialdemócratas, liberales y conservadores, partidaria de que "del desplome del castrismo surja en Cuba la democracia y la libertad en pleno ejercicio de la soberanía nacional". Fernando Vega, vicepresidente de la Unión Liberal Cubana, Fernando Bernal, secretario de la misma, y Antonio Gedes, representante de la PDC, dijeron en una conferencia de prensa en Madrid que su objetivo inmediato es evitar que el hundimiento del régimen castrista, que dan por inevitable, se produzca de forma violenta.

Esta propuesta de transición es radicalmente distinta a las de los sectores de la extrema derecha en la emigración cercana al dictador Fulgencio Batista, salpicadas de agresividad irreconciliable contra el aparato castrista.Fernando Vega y Fernando Bernal presentaron lo que intentan convertir en el embrión de una gran fuerza en favor de la democracia y la razón que, al igual que en Checoslovaquia, Polonia y Hungría abra esperanzas de cambio pacífico a los adversarios del régimen y elimine los temores de aquellos sectores cercanos al gobierno que, por temor a represalias, se adhieren a Castro en su resistencia "numantina".

Frente al lema de Castro de "marxismo leninismo o muerte", la PDC propone una opción, de "elecciones democráticas, libres y plurales bajo supervisión ínternacional" y tiende una mano a ,,aquellos que saben que el modelo comunista llegó a su fin pero se resisten a los cambios por temer que estos les cuesten la vida a ellos y a sus familias". La PDC llama a los anticastristas en Cuba a adherirse a esta propuesta de cambio pacífico y a rechazar toda idea de venganza contra el régimen."Quienes más deben temer un desenlace violento son esos cubanos señalados como gusanos por la eficaz policía política del gobierno. La manera de protegerlos es liquidar el castrismo mediante un proceso político. Estamos decididos a impedir por todos los medios legales que nuestro país sea otra vez pasto de la violencia", señala la Declaración de Madrid de la PDC.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS